Voces testimoniales desde los arciprestazgos de Sant Vicenç dels Horts y Garraf.

 

»Son extrañas las circunstancias que estamos viviendo en este tiempo de coronavirus, que nos llevan a reflexionar sobre la futilidad de muchas de las cosas materiales que nos rodean. Pero lo que está pasando también nos ha ayudado a dar más fuerza a nuestro espíritu cristiano, a reforzar nuestra fe, la esperanza y la confianza con Dios.

Hemos podido seguir desde el confinamiento, las diferentes celebraciones a través de las redes sociales, las misas y mensajes del Papa, de nuestros obispos y de los presbíteros y mantener el contacto con otros creyentes, y entre los diferentes grupos pastorales de nuestras parroquias. Las redes sociales han sido, en estos momentos de dificultad, de gran ayuda.

Rezar por todas las personas que sufren las consecuencias y sufrimientos que ha comportado esta enfermedad es un acto de fe y un consuelo. Ciertamente, es un momento en el que tenemos que rezar y mucho.

Salvador Baqués – Arciprestazgo de Sant Vicenç dels Horts

 


 

»Son tiempos difíciles para todos, también para nosotros los creyentes lo son.

Yo puedo explicar que el párroco, por medio de los grupos de whatApp, del estudio bíblico, nos mantiene en comunidad enviándonos la misa diaria, comentarios cristianos y todos los escritos posibles para que nos sintamos unidos como siempre en la fe.

También el grupo de catequistas y el grupo del Consejo Pastoral Diocesano nos comunicamos por el mismo medio y así podemos sentirnos unidos espiritualmente y hacer una comunidad virtual.

Este medio ha sido clave para esta comunión y no sentir la soledad forzada de estos días de oscuridad que estamos viviendo. La Semana Santa ha sido especial, pero con la plenitud de la comunión en Cristo.

¡Buena Pascua! Y que esta experiencia forzada nos dé a todos plenitud, espiritualmente.

Que Dios Nuestro Señor acoja en la Paz eterna a todos los que nos han dejado.

Maria del Mar Escoda – Arciprestazgo del Garraf