El 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, promovido por la ONU. La iglesia se une a esta celebración, a través del Área para la discapacidad de la Comisión para la Evangelización, Catequesis y Catecumenado de la Conferencia Episcopal Española. Y lo hace con el lema: Una Iglesia sinodal inclusiva y accesible… una Iglesia que incluye. Con esta jornada la Iglesia pretende que crezca la sensibilidad  y se detecten y eliminen las barreras que impiden a las personas con discapacidad acceder y participar en todos los actos de la parroquia, que no intentemos cambiar o corregir la diferencia de la persona, sino acogerla para enriquecernos con ella.

Las medidas de Accesibilidad Universal facilitan que todas las personas comprendamos, utilicemos, participemos y disfrutemos de todo lo que nos rodea con autonomía y comodidad. Para lograr la inclusión de todas las personas en la Iglesia y en las comunidades parroquiales es necesario facilitar  la accesibilidad física, sensorial y cognitiva.

Y en esta línea, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida y la Secretaría General del Sínodo involucraron a unas decenas de personas con discapacidad de los cinco continentes en una sesión especial de escucha. Los participantes redactaron una síntesis que fue entregada a la Secretaría General del Sínodo y al Papa Francisco.

Para conocer cómo fue esta sesión de escucha y el encuentro con el Papa, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida irá publicando -en sus redes sociales y en las del Vaticano- 4 vídeos en los que algunos de los participantes ofrecen sus rostros, sus voces y, especialmente, su aportación única a la reflexión del Sínodo. Ya está disponible el tráiler de presentación (en castellano) bajo la etiqueta #TheChurchIsOurHome.

Os recomendamos