El domingo 12 de mayo pasado, la población de Sant Quintí de Mediona (Alt Penedès) acogió el encuentro nacional del Movimiento de Cristianos de Pueblos y Comarcas. El lema y trabajo de este año llevaba como título “Convivir en un mundo diverso”. La ponencia del encuentro fue a cargo de Neus Forcano, presidenta de Justícia i Pau.

Adentrándose en el concepto de justicia, Neus Forcano, contrastó cómo en las sociedades le entendemos ligado “al reparto equitativo”, mientras que para la persona creyente, ya desde el Antiguo Testamento, va ligado a “la bondad de Dios, en su misericordia, perdón, protección y amparo”. Y ese amor de Dios tiene “la capacidad de humanizarnos”, dijo Focano.

Neus Forcano desgranó el texto de las bienaventuranzas y explicó que son “una invitación, no una imposición”. Y “desde el cristianismo, amar es una mística política”, añadió. Para ejemplificarlo, analizó algunos elementos del encuentro entre Jesús y la samaritana, donde él transgrede los códigos religiosos, culturales, sociales y políticos al establecer relación con una mujer pagana.

En la parroquia de San Quintín de Mediona se celebró la Eucaristía, en la fiesta de la Ascensión, llamados a vivir buscando “lo que es de arriba” para ofrecerlo a los hombres y mujeres de hoy: una paz, una gozo, un amor, una justicia que llenan de sentido este mundo y la vida eterna.

En la Eucaristía estaba el consiliario nacional Mn. Carlos Catasús, y varios consiliarios del movimiento: Francesc Pausas -rector a la vez de la parroquia de San Quintín de Mediona, Mn. Adolf Pujol y Mn. Aarón de Larrazabal.

La comida de hermandad cerró una jornada intensa y festiva.

Os recomendamos