El viernes 15 de septiembre, en la Casa de la Iglesia del obispado de Sant Feliu de Llobregat, tuvo lugar el encuentro de inicio de curso de la Delegació d’Ensenyament de nuestro obispado. Se reunieron una cuarentena de maestros. Dos profesoras dieron su testimonio de su vocación laical a la educación, tal y como dice el objetivo diocesano propuesto para este curso: “Estamos llamados. Llamados a ser pueblo”.

“Los docentes debemos dejarnos contagiar por la alegría del Evangelio, que nos llene el corazón, y ser testigos desde nuestra vocación de laicos a la Iglesia. Dejemos que nuestro día a día transmita lo que somos: Docentes de alma”. Debemos saber que vamos con las manos vacías, y llenas del Señor”. Este mensaje, que sirvió como conclusión de toda la jornada, fue transmitido por las profesoras Núria Nieto y Magda Bordas.

Por otra parte, cabe resaltar el testimonio de la maestra Magda Bordas: ” “¡No tengáis miedo! Jesús está a nuestro lado”. Jesús nos embarca en una apasionante aventura: ser maestra. Seguir la llamada y la misión como docente, siendo testigo. Cuando a veces, la noche es muy negra, Jesucristo viene a ayudarnos. ‘ No tenga miedo, no se inquiete. En toda ocasión acuda a la oración” (Flp 4,6).

La liturgia presidida por nuestro obispo Agustí Cortés les animó a no desfallecer, a ser corresponsables, cocreadores de la gracia de la redención de Jesucristo. El obispo Agustí entregó a los asistentes la “misión canónica” por este curso.

El acto se cerró con un pica pica entre todos los asistentes al encuentro.

Os recomendamos