Instrumentum Laboris para la primera sesión del Sínodo

Ayer, 20 de junio, se presentó e hizo público en la Sala de Prensa del Vaticano el documento de orientación para los trabajos del sínodo sobre la sinodalidad, que realizará la primera sesión en octubre 2023.

Consta de unas sesenta páginas, está dividido en dos macrosecciones y es fruto de la experiencia de las diócesis de todo el mundo en los últimos dos años, a partir del 10 de octubre del 2021, a través de las etapas diocesana y continental, y da cuenta de la experiencia de las Iglesias de todo el mundo que sufren guerras, desigualdades, pobreza y heridas de abusos.

En el Instrumentum laboris hay quince fichas, que aportan una visión dinámica del concepto mismo de sinodalidad, y dos grandes secciones: la A, que destaca la experiencia de los dos últimos años y el camino a seguir para llegar a ser cada vez más Iglesia sinodal; la B – titulada Comunión, misión, participación – que destaca las “tres prioridades”, en el centro del trabajo en octubre de 2023, vinculadas a los tres temas principales:

  • Crecer en la comunión acogiendo a todos, sin excluir a nadie.
  • Reconocer y valorar la contribución de cada bautizado con vistas a la misión;
  • Identificar estructuras y dinámicas de gobierno a través de las cuales articular la participación y la autoridad a lo largo del tiempo en una Iglesia sinodal misionera.

El cardenal Mario Grech, secretario general de la Secretaría General del Sínodo, durante el acto de presentación, aclaró que en el documento no se encontrará “una sistematización teórica de la sinodalidad, sino el fruto de una experiencia de Iglesia, de un camino en el que todos hemos aprendido más, por el hecho de caminar juntos e interrogarnos sobre el sentido de esta experiencia”. Según el Secretario General, no falta la voz de nadie: “la del Pueblo Santo de Dios; la de los Pastores, que con su participación han asegurado el discernimiento eclesial; la del Papa, que siempre nos ha acompañado, apoyado, animado a seguir adelante”.

(Fuente: Vaticannews)

Con María, hacia la Asamblea Sinodal

Del 4 al 29 de octubre de 2023 tendrá lugar en el Vaticano la celebración de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los obispos, una vez acabadas las fases diocesanas y continentales. Por este motivo, desde la Secretaría del Sínodo se pide a todas las Conferencias episcopales que se convoque una oración mariana -concretamente el rezo del rosario- para el próximo miércoles 31 de mayo, fiesta de la Visitación de la bienaventurada Virgen María, con la intención de poner de esta manera todo el proceso sinodal bajo la protección de la Madre de Dios.

En cada diócesis se designará un santuario de referencia para la ocasión, que en nuestro caso será el de Montserrat. La comunidad monástica ha confirmado que acogerá esta intención de oración -dentro del horario habitual del santuario- en el rezo del rosario y también en la oración de vísperas.

Todos los fieles están convocados para realizar también este momento de oración, en las parroquias o personalmente, con los materiales y subsidios preparados para la ocasión:

Encuentro Pascual “Ensancha el espacio de tu tienda”

La cita, propuesta por la Vicaría del Penedès-Anoia-Garraf, será en Vilanova i la Geltrú el próximo domingo 21 de mayo, para celebrar la Pascua como Iglesia que camina en este territorio.

El Arciprestazgo de Garraf, a través de su consejo pastoral, está preparando las actividades que se realizarán a partir de las 17h.

Tomando como lema el de la etapa continental del Sínodo que vivimos, los participantes podrán “ensanchar” el propio sentido eclesial visitando y conociendo un par de realidades cristianas de la localidad: el economato de Cáàritas interparroquial y la capilla de Sant Sebastià, que actualmente está cedida para el culto de la comunidad ortodoxa. También habrá ocasión para visitar y recibir una explicación cultural y espiritual del retablo barroco de la iglesia de Santa María de la Geltrú. Aquí se celebrará la eucaristía para todos los presentes, para acabar con un refrigerio en la plaza.

Si estáis interesados en participar, dirigíos a vuestra parroquia.

Finalizada la Etapa Continental

El tiempo de la consulta también llega a su fin, pero no el diálogo con el Pueblo de Dios

El viernes 31 de marzo de 2023 concluyó oficialmente la Etapa Continental: la segunda etapa del proceso sinodal y con ella también el tiempo de la consulta a gran escala del Pueblo de Dios. Después de la Etapa Local (diocesana y nacional), la inclusión de un tiempo de escucha, diálogo y discernimiento entre las Iglesias de una misma zona geográfica ha significado una novedad de este proceso sinodal.

Esta nueva etapa continental no se ha limitado a la celebración de siete asambleas continentales, sino que ha sido un verdadero proceso de escucha y discernimiento a nivel continental, sobre la misma y única cuestión del proceso sinodal en su conjunto, a saber ¿Cómo se realiza hoy en los diferentes niveles (del local al universal) ese “caminar juntos” que permite a la Iglesia anunciar el Evangelio, de acuerdo a la misión que le fue confiada?

Estas siete asambleas se han realizado desde principios de febrero hasta finales de marzo 2023. Todas ellas han sido verdaderamente eclesiales, es decir, representativas del Pueblo de Dios (obispos, sacerdotes, consagrados y consagradas, laicos). El fruto de sus debates está recogido en el Documento Final que cada Asamblea ha elaborado como contribución a los trabajos de la primera sesión de la asamblea de octubre del sínodo de los obispos (4-29 de octubre de 2023). Se pueden consultar los Documentos Finales en la web oficial del Sínodo, donde se van colgando paulatinamente.

La conclusión de la consulta no significa el fin del proceso sinodal del Pueblo de Dios, menos aún, la interrupción del diálogo entre la Iglesia Universal y la Iglesia Particular. Significa, más bien, dejar a las comunidades locales con el desafío de poner en práctica esas “reformas sinodales” en la cotidianidad de su acción eclesial.  

Encuentro Arciprestal de Bruguers

El pasado sábado 26 de octubre en el Colegio de la Sagrada Familia de Gavà se celebró el Encuentro Arciprestal 2022, organizado por el Consejo Pastoral del Arciprestazgo de Bruguers. Asistieron representantes de los Consejos Pastorales de las correspondientes catorce parroquias, ubicadas en El Prat de L, Viladecans, Sant Climent de L., Gavà, Begues, Olesa de Rosanes y Castelldefels.

Y no son los únicos. El próximo sábado 3 de diciembre, el Arciprestazgo de Piera-Capellades tiene programada su Jornada de Formación Arciprestal. Será en la iglesia de Santa Maria de Capellades de 17 a 19 h. Con el título Aprofundirem en la Sinodalitat, ser Sínode!, la jornada contará con las aportaciones de Joana Campoy y Pilar García.

El objetivo del encuentro era tomar conciencia de que el trabajo desarrollado durante el curso pasado sobre el Sínodo no tiene un punto final: ahora se trata de aprovechar e impulsar las propuestas sinodales expresadas en las parroquias del territorio. La luz de todo aquello que se ha descubierto como necesario y vital en las comunidades parroquiales se puede aprovechar para seguir caminando adelante en la dirección justa.

Iniciado con la acogida de los participantes, abrió el acto don Xavier Ribas, arcipreste, agradeciéndoles la asistencia, y a los Hermanos de la Sagrada Familia de Belley, titulares de la escuela, haberles facilitado el lugar para hacerlo en tan buenas condiciones. Acto seguido se compartió la oracion del Sínodo y don Josep Maria Gómez, inició su intervención. La primera parte tuvo un cariz más conceptual exponiendo las motivaciones del papa Francisco al convocar este Sínodo, con unas condiciones participativas que dan voz a todo el Pueblo de Dios.

Después aportó un resumen crítico de la situación de la sociedad y desde la Iglesia pecadora, rellena de escándalos e impregnada de clericalismo, hasta la Iglesia santa, que se abre cada día al mundo, como una gran luz, con la labor de hombres y mujeres que dan testimonio del amor de Dios al mundo.

Finalmente presentó el resumen de aportaciones arciprestales tanto negativas como positivas, y las propuestas diocesanas. Todo ello para poner la mirada hacia dónde vamos, para evitar que el trabajo realizado quede empolvándose archivado en una estantería. La sinodalidad es siempre un proceso de discernimiento y oración, en la comunión, la participación y la misión, indispensables para seguir el impulso del Espíritu. Por ello, sugiere que cada parroquia, este curso:

  • Entre en un proceso asambleario, donde averigüe la mejor manera de llevar a cabo la misión de la Iglesia, atendiendo a las propuestas sinodales, en la medida en que las pueda asumir.
  • Potencie el papel de personas laicas, ejerciendo ministerios concretos, con la formación adecuada y se vaya desclericarizando el clero.
  • Todas las parroquias dispongan de un Consejo Pastoral, activo, creativo y eficaz, abierto al Espíritu.
  • Las unidades pastorales constituidas por más de una parroquia tengan un “Consejo interparroquial”, con sus representantes, donde establezcan las estrategias pastorales necesarias y de ayuda mutua.

Y recomendó dejarnos sorprender por las conclusiones que nos aporte la fase Continental y la fase General, el próximo 2024, siempre abiertos al Espíritu Santo.

Después de un refrigerio, a media mañana, se trabajó un cuestionario en varios grupos. Las conclusiones de cada grupo se entregaron como una ofrenda comprometida al Señor, de seguir trabajando sinodalmente y por el Sínodo, en la Eucaristía que se celebró a continuación, presidida por nuestro obispo diocesano monseñor Agustí Cortés, que exhortó al trabajo sinodal como un bien precioso para nuestra Iglesia.

El encuentro finalizó con una comida de hermandad, seguida de una agradable sobremesa.

Continuamos en modo Sínodo

Tras la celebración sinodal que vivimos en septiembre en la Sagrada Familia, el Sínodo sobre la sinodalidad continúa en su fase continental.

Del 21 de septiembre al 2 de octubre se reunieron alrededor de 50 participantes de todo el mundo en Frascati (Italia) con el objetivo de escuchar, dialogar y discernir a partir de las síntesis sinodales elaboradas en la consulta del Pueblo de Dios. El material con que contaban demostraba una respuesta sin precedentes de las iglesias locales: 112 síntesis de las conferencias episcopales (de un total de 114), también de las de las iglesias católicas orientales, congregaciones religiosas, asociaciones y movimientos eclesiales, dicasterios vaticanos y otras contribuciones individuales recibidas en la Secretaría General del Sínodo. Con todo ello, redactaron el documento que se ofrecerá para el discernimiento del Pueblo de Dios en la segunda etapa del proceso sinodal.

Y coincidiendo con esta nueva fase, en el Ángelus del 26 de octubre el Papa Francisco anunció novedades en torno al desarrollo de la próxima XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos. Se celebrará en dos sesiones con un año de diferencia entre ambas: la primera, del 4 al 9 de octubre de 2023; y la segunda, en octubre de 2024. Esta decisión nace del deseo de que el tema de la Iglesia sinodal, por su amplitud e importancia, sea objeto de un prolongado discernimiento no sólo por parte de los miembros de la Asamblea Sinodal, sino de toda la Iglesia. Y es que el Sínodo no es un acontecimiento, sino un proceso, en el que todo el Pueblo de Dios está llamado a caminar juntos hacia lo que el Espíritu Santo le ayuda a discernir como voluntad del Señor para su Iglesia.