El vídeo del papa agosto 2023

Esta es la intención de oración del papa para el mes de agosto, marcado por el acontecimiento mundial de Lisboa 2023:

Por la Jornada Mundial de la Juventud.

En esta ocasión, el vídeo del papa nos muestra un diálogo entre él y los jóvenes:

Cuando voy a la Iglesia de mi barrio, solo veo personas mayores. ¿La Iglesia es ahora cosa de viejos?

La Iglesia no es un club para la tercera edad, como tampoco es un club juvenil. Si se convierte en algo de viejos, va a morir. San Juan Pablo II decía que si vivís con los jóvenes también vos te volvés joven, y la Iglesia necesita a los jóvenes para no envejecer.

Querido Papa Francisco, ¿por qué ha escogido el lema para esta JMJ “María se levantó y partió sin demora”?

Porque María, en cuanto sabe que va a ser la madre de Dios, no se queda allí tomándose un selfie o presumiendo. Lo primero que hace es ponerse en camino, a toda prisa, para servir, para ayudar. También ustedes tienen que aprender de ella a ponerse en camino para ayudar a los demás.

¿Qué espera de esta JMJ de Lisboa?

Me gustaría ver en Lisboa una semilla del mundo del futuro. Un mundo donde el amor esté en el centro, donde nos podamos sentir hermanas y hermanos. Estamos en guerra, necesitamos otra cosa. Un mundo que no tenga miedo a testimoniar el Evangelio. Un mundo con alegría, porque los cristianos si no tenemos alegría, no somos creíbles, no nos cree nadie.

Oremos para que la Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa nos ayude a los jóvenes a ponernos en camino, dando testimonio del Evangelio con nuestra propia vida”.

¡Sant Feliu hacia Lisboa 2023!

Los jóvenes la Diócesis de San Feliu de Llobregat ya están camino a Lisboa. Salieron ayer por la tarde de la Casa de la Iglesia, después de recibir los saludos del obispo Agustín, con mucha ilusión y ganas de vivir una experiencia inolvidable con el Papa y el resto de jóvenes.

De nuestra diócesis y con la organización del Secretariado Interdiocesano de Juventud (SIJ), participan una cuarentena de jóvenes procedentes de diversos lugares del obispado, como Molins de Rei, Sant Just Desvern, Castelldefels, Els Monjos, Sant Boi de Llobregat, Sant Vicenç dels Horts…

Con el resto de jóvenes de las diez diócesis con sede en Cataluña y de las Islas Baleares, llegarán a ser 3.250 jóvenes los que viajarán con la organización del SIJ y participarán en los actos de la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará en Lisboa del 1 al 6 de agosto, con el lema “María se fue decididamente” (Lc 1,39).

A lo largo de una semana, los jóvenes inscritos en la JMJ provenientes de todo el mundo, alojados, en la mayoría de los casos, en instalaciones públicas (gimnasios, escuelas, polideportivos…) y parroquiales o en casas de familias, vivirán momentos de oración, comunión y ocio, y participarán en diversas iniciativas organizadas por el equipo de la JMJ, en diferentes lugares de la ciudad que los acoge. Destacan las celebraciones (actos centrales) que contarán con la presencia del Papa, como la ceremonia de acogida, el Vía Crucis, la vigilia y, el último día, la misa de envío.

Los días previos a la llegada del Santo Padre, los jóvenes participarán, hoy mismo, lunes 31, en el encuentro de españoles con la Conferencia Episcopal Española en Estoril, un encuentro que se dividirá en tres partes: en la primera, habrá diferentes testigos de lo vivido durante estos meses de preparación de la JMJ de Lisboa 2023; en la segunda, la eucaristía presidida por el cardenal Joan Josep Omella, presidente de la CEE y arzobispo de Barcelona y, en la tercera, tendrá lugar el Festival “Caminos de Juventud”, con la participación de artistas españoles, que animarán a los miles de jóvenes congregados allí. El martes 1 de agosto, participarán en la misa de apertura de la JMJ, presidida por el cardenal Patriarca de Lisboa, Manuel Clemente. Durante la semana, podrán asistir al Festival de la Juventud, un conjunto de eventos en los que habrá música, cine, exposiciones, teatro, danza, conferencias, testimonios, lugares de oración. Se trata de actos protagonizados y creados por los peregrinos de la JMJ de todo el mundo para compartir la alegría de ser cristianos. A partir del día 2 de agosto, podrán participar, por la mañana, en los encuentros Rise Up, un nuevo modelo de catequesis de la JMJ que desafía a los jóvenes a reflexionar sobre grandes temas emitidos en el pontificado del papa Francisco: Ecología Integral, Amistad Social y Misericordia. Asimismo, podrán asistir a la “Ciudad de la Alegría”, el espacio que juntará la Feria Vocacional y el Parque del Perdón en la JMJ Lisboa 2023. Los jóvenes peregrinos podrán vivir diversas experiencias de la verdadera alegría cristiana a partir de las que serán invitados a encarar la propia vida y su camino como una respuesta a un Dios que llama a cada quién por su nombre.

El vídeo del Papa – marzo 2023

Intención de oración del papa Francisco durante este mes de marzo.

Por las víctimas de abusos.

“Ante los abusos, especialmente los cometidos por miembros de la Iglesia, no basta pedir perdón. Pedir perdón es necesario, pero no basta. Pedir perdón es bueno para las víctimas, pero son ellas las que tienen que estar “en el centro” de todo. Su dolor, sus daños psicológicos pueden empezar a sanar si encuentran respuestas; acciones concretas para reparar los horrores que han sufrido y prevenir que no se repitan.

La Iglesia no puede tratar de esconder la tragedia de los abusos, sean del tipo que sean. Tampoco cuando los abusos se dan en las familias, en los clubs, en otro tipo de instituciones. La Iglesia tiene que ser un ejemplo para ayudar a resolverlos, sacarlos a la luz en la sociedad y en las familias. Es la Iglesia la que tiene que ofrecer espacios seguros para escuchar a las víctimas, acompañarlas psicológicamente y protegerlas.

Oremos por los que sufren a causa del mal recibido por parte de los miembros de la comunidad eclesial: para que encuentren en la misma Iglesia una respuesta concreta a su dolor y a su sufrimiento”.

Misa funeral por Benedicto XVI

Con motivo de la muerte del papa emérito Benedicto XVI, dirijamos al Señor nuestras súplicas por su eterno descanso, por él, que presidió en la caridad la Iglesia durante los años 2005 a 2013. El obispo Agustín Cortés presidirá la misa funeral por él, el próximo lunes 9 de enero de 2023, en la Catedral-Parroquia de Sant Llorenç, a las 20.00 h.

Estamos invitados también a celebrar en nuestras comunidades cristianas una misa funeral con la misma intención, como también en nuestra oración personal:

Por el papa emérito Benedicto que, como sucesor de Pedro, presidió la Iglesia en la caridad. Para que participe, por la misericordia de Dios, como siervo bueno y fiel del gozo de su Señor. Oremos.

Pésame por el fallecimiento del papa Benedicto XVI

El obispo Agustín, al conocer la muerte del papa emérito Benedicto XVI, transmite este mensaje:

Recién conocida la noticia de la muerte del papa emérito, Benedicto XVI, queremos expresar publicamente nuestro pésame y nuestros sentimientos de comunión profunda con la Sede de Pedro, especiealmente de oración y de acción de gracias a Dios porque, en su providencia, nos ha permitido gozar del primer servicio a la Iglesia que es la Sede de Pedro durante 8 años de su pontificado. Dios tendrá presente sus esfuerzos y sacrificios como primer siervo de los siervos de DIos. Los brazos del Padre acogerán con misericordia su estimado papa emérito Benedicto XVI.

Recomiendo que durante el día de hoy nuestras parroquias puedan realizar el repique de campanas de difuntos.

En los próximos días se informará de la celebración de la misa exequial por el papa emérito, Benedicto XVI, en la Catedral-Parròquia de Sant Llorenç.

Unidos en la oración, encomendémoslo a la misericordia de Dios.

Más información relativa al fallecimiento de Benedicto XVI en este enlace de la Tarraconense, en este de la CEE y en Vatican News.

Jornada Mundial de la Paz

Un año más, y con este ya son 56, celebramos la Jornada Mundial de la Paz el primer día del año, solemnidad también de Santa María, Madre de Dios. Una muy buena manera de empezar el año: encomendándonos a María y pidiendo la paz para todos los lugares del planeta, a la vez que también podemos evaluar los desafíos y las oportunidades que presenta el año que empieza, y qué podemos aportar cada uno para construir la paz a nuestro alrededor.

El mensaje que el papa Francisco ha escrito para esta Jornada de 2023 se titula: “Nadie puede salvarse solo. Recomenzar desde la Covid-19 para trazar juntos caminos de paz”. A lo largo del texto resuenan las preguntas fundamentales que nos podemos hacer para mirar hacia adelante: ¿Qué hemos aprendido de la pandemia? ¿Qué podemos hacer para construir un futuro mejor, en un mundo marcado por desigualdades, hambre y conflictos, en especial por la guerra en Ucrania?

El Papa recuerda el 2020, la crisis que generó la pandemia y que, en palabras suyas, “nos sumió en medio de la noche , desestabilizando nuestra vida ordinaria, trastornando nuestros planes y costumbres, perturbando la aparente tranquilidad incluso de las sociedades más privilegiadas, generando desorientación y sufrimiento, y causando la muerte de tantos hermanos y hermanas nuestros”.

Ahora, empezando el año 2023, sugiere que es bueno tomar un tiempo de reflexión, para hacer aprendizaje de todo lo vivido y para dejarnos transformar, porque, como ha recordado en varias ocasiones, “de los momentos de crisis nunca se sale igual: salimos mejores o peores”. También recuerda “que nadie puede salvarse solo” y que “todos nos necesitamos; que nuestro mayor tesoro, aunque también el más frágil, es la fraternidad humana”.

Y cuando pensábamos que lo peor de la pandemia había sido superado, “un nuevo y terrible desastre se abatió sobre la humanidad”. El papa Francisco se refiere a la guerra en Ucrania como un “flagelo” y reconoce que, “aunque se ha encontrado una vacuna contra la Covid-19, aún no se han hallado soluciones eficaces para poner fin a la guerra En efecto, el virus de la guerra es más difícil de vencer que los que afectan al organismo, porque no procede del exterior, sino del interior del corazón humano”.

Para trazar juntos caminos de paz, hacia el final de su mensaje, indica algunas pistas de actuación que, como siempre, tienen un nivel de aplicación personal y otro comunitario e internacional: “Debemos retomar la cuestión de garantizar la sanidad pública para todos; promover acciones de paz para poner fin a los conflictos y guerras que siguen generando víctimas y pobreza; cuidar de forma conjunta nuestra casa común y aplicar medidas claras y eficaces para hacer frente al cambio climático; luchar contra el virus de la desigualdad y garantizar la alimentación y un trabajo digno para todos, apoyando a quienes ni siquiera tienen un salario mínimo y atraviesan grandes dificultades “.

El mensaje incluye una perspectiva esperanzadora para el 2023: Francesc espera ” que en el nuevo año podamos caminar juntos, aprovechando lo que la historia puede enseñarnos “; y termina felicitando el año y encomendando el mundo entero a la Virgen: “A todos los hombres y mujeres de buena voluntad, les deseo un feliz año, en el que puedan construir, día a día, como artesanos, la paz. Que María Inmaculada, Madre de Jesús y Reina de la Paz, interceda por nosotros y por el mundo entero “.


Desde hace 56 años, cada 1 de enero la Iglesia Católica celebra este día que convoca a promover y conservar la paz en el mundo. La Jornada mundial de la Paz fue proclamada por el papa Pablo VI, inspirado en las encíclicas Pacem in Terris, de Juan XXIII, y Populorum Progressio, de Pablo VI.

El vídeo del papa – noviembre 2022

Intención de oración del papa en este mes de noviembre:

 

Por los niños y niñas que sufren.

 

“Todavía hay millones de niños y niñas que sufren y viven en condiciones muy parecidas a la esclavitud. No son números: son seres humanos con un nombre, con un rostro propio, con una identidad que Dios les ha dado. Demasiadas veces olvidamos nuestra responsabilidad y cerramos los ojos ante la explotación de estos niños que no tienen derecho ni a jugar, ni a estudiar, ni a soñar. Ni siquiera tienen el calor de una familia. ¡Cada niño marginado, abandonado por su familia, sin escolarización, sin atención médica, es un grito! Un grito que se eleva a Dios y acusa al sistema que los adultos hemos construido. Un niño abandonado es culpa nuestra. No podemos permitir más que se sientan solos y abandonados; necesitan poder recibir una educación y sentir el amor de una familia para saber que Dios no los olvida. Recemos para que los niños y niñas que sufren, los que viven en las calles, las víctimas de las guerras y los huérfanos, puedan acceder a la educación y redescubrir el afecto de una familia”.