El martes 21 de mayo pasado, una parte de la Delegación de Juventud del Obispado de Sant Feliu de Llobregat “Església Jove”, integrada por Mn. Manolo SC y Mn. Joan Francesc y acompañados de la Delegada de Misiones, la Hna. Gràcia Navarro, asistieron a las Jornadas Estatales de Delegados diocesanos de Misiones ya la Asamblea Estatal de Directores diocesanos de las Obras Misionales Pontificias (OMP) en Madrid, con la intención de profundizar en la espiritualidad misionera aplicada a los jóvenes.

La jornada comenzó con una conferencia que dio el Director espiritual de infancia y juventud de la Archidiócesis de Madrid, el presbítero Luis Melchor Sánchez, quien glosó a Christus vivido del papa Francisco. Según Sánchez “la pastoral juvenil debe ser misionera. El joven busca referentes reales: con sus debilidades y firmes en su fe; la fragilidad es inherente a la persona humana, por lo que el joven misionero se verá reflejado en el presbítero que no esconde sus debilidades y fragilidades”.

El papa Francisco, en Christus vivit nos indica que las grandes virtudes están acompañadas de grandes fragilidades. También indicaba el ponente que es muy necesario el encuentro intergeneracional, que la comunidad cristiana es múltiple. En palabras de nuestro obispo: “la comunidad cristiana es como una orquesta”.

Continuó una mesa redonda donde se planteaba la pregunta de cómo suscitar una espiritualidad misionera en los jóvenes. Hubo tres ponencias.

Clara de Arteaga presentó el grupo Jóvenes para la Misión, donde explicaba que una manera de enfocar la misión entre los jóvenes es con el voluntariado. La poniente, apuntándose a un voluntariado, entró en Misión. Luego fue el momento de Jatari, un grupo que no se define como grupo, sino como una ayuda a la diócesis, al servicio de los presbíteros que les llamen, intentando levantar a la gente que se encuentren con la alegría. Este grupo, formado por jóvenes principalmente, son acogidos en la casa parroquial, donde ellos aprenden a ser hijos y el presbítero aprende a ser padres. Buscan crear un proceso de conversión y misión en la parroquia. Su base es la oración de intercesión y la música para embellecer la liturgia. Se fundamenta en cinco pilares: 1) oración; 2) formación; 3) guía espiritual por parte de los presbíteros; 4) itinerario de misión regular; 5) generar procesos en la gente a la que lleguen. Hay gente de movimientos y otros que no pertenecen a ningún movimiento que colaboren.

Por último, Paula Julve Navarro habló de los proyectos de misiones que organiza la Universidad Francisco de Vitoria. A principio de curso comienzan con un encuentro con los que han ido de Misiones. Después, hay diferentes reuniones con los organizadores de la Misión que se prepara, poniendo en contacto a los alumnos interesados y realizan un proceso de inscripción y discernimiento. En el diálogo posterior, se destacó que en todo mirar a Cristo, que sin la centralidad de Cristo, de su amor y de la oración, individual y comunitaria, nada es posible. Destacaron el lema “ver, oír y callar”.

Por último el P. Dinh Anh Nhue Nguyen, secretario general de la PUM, presentó el mensaje del papa Francisco para el DOMUND 2024 y detacó tres palabras clave: incansable, banquete escatológico (eucarístico) y todos. La misión debe ser un incansable ir hacia toda la humanidad. Este ir debe ser en dirección del banquete escatológico, que es la eucaristía, imagen de la salvación final en el Reino de Dios (en palabras del papa Francisco).

Para cerrar la ponencia, la palabra “todos”, que es la palabra preferida del Papa, subrayando la perspectiva de todos. Acababa su intervención respondiendo a la pregunta “¿Qué hacer con el mensaje de DOMUND? Asistir al Santo Padre, ayudar al Santo Padre, a transmitir su mensaje a cada cristiano del mundo, porque el Papa ha escrito el mensaje para todos los cristianos.

Os recomendamos