La habitual reunión de inicio de curso del obispo Agustín con todos los delegados diocesanos de los diversos ámbitos pastorales, en esta ocasión, tuvo un formato diferente: se realizó en una mañana del sábado, el día 1 de octubre , en la Casa de la Iglesia. El motivo, como recordaba el propio obispo al inicio, es la intención de dar mayor relieve al diálogo con y entre los delegados.

También la metodología de trabajo fue distinta, con un rato de trabajo en grupos de afinidades según las delegaciones, para dialogar sobre las siguientes cuestiones:

– sobre la colaboración de los laicos en los equipos de las delegaciones y la clave vocacional de este servicio.

– sobre la presencia o no del propio ámbito pastoral en el documento de las conclusiones de la fase diocesana del trabajo sinodal.

– aportaciones y peticiones a cada delegación para cumplir sus objetivos.

Este formato dio más tiempo a disposición de cada persona para compartir sus impresiones, y la reunión plenaria final resultó más rica de matices.

A finales de junio tendrá lugar la reunión de final de curso, para valorar el recorrido realizado durante el año.

Os recomendamos