El sábado 5 de junio, en la Casa de la Iglesia de Sant Feliu de Llobregat, tuvo lugar la reunión ordinaria de los Delegados de Familia y Vida de las Diócesis con sede en Cataluña, la primera de forma presencial, después de las restricciones de la pandemia. Presidió la reunión el obispo Agustí Cortés, encargado del ámbito de la pastoral familiar en la CET. Participaron los Delegados de Barcelona, ​​Terrassa, Sant Feliu de Llobregat, Girona y Urgell.

Los delegados compartieron las diferentes iniciativas que cada Diócesis se han llevado a cabo o se tiene previsto llevar a cabo con motivo del Año Familia Amoris Laetitia, que concluirán con el encuentro mundial de las familias en Roma en junio de 2022. A pesar de las dificultades provocadas por la pandemia se prevé que con motivo de la Fiesta de la Sagrada Familia, el próximo mes de diciembre, cuando la situación sanitaria esté más estabilizada, se podrá realizar alguna acción comunitaria con la celebración de una semana especialmente dedicada a la familia.

A continuación los delegados recibieron información sobre la ley de la eutanasia que entrará en vigor en este mes de junio. Presentó el tema el Delegado de Pastoral de la Salud de Sant Feliu de Llobregat, Mn. Xavier Sobrevia, que ofreció a los delegados una didáctica y brillante exposición sobre la ley que entrará pronto en vigor y sus implicaciones éticas y morales. También presentó el documento «Declaración de instrucciones previas y voluntades anticipadas».

Los delegados reflexionaron sobre esta delicada temática y acordaron la confección de un tríptico informativo divulgativo conjunto para ser distribuido en las parroquias de la Tarraconense.