Tal y como os comentábamos hace unas semanas, este fin de semana ha tenido lugar a Roma la Conclusión del Año de la Familia Amoris Laetitia, encuentro en la cual nuestros delegados de Familia y Vida, Maite y Antonio, tuvieron la oportunidad de asistir en nombre del Obispado de Sant Feliu de Llobregat, y viajar a Roma para encontrarse con el papa y crear más comunidad. 

Entonces se los preguntábamos qué expectativas tenían y como estaban llevando las últimas semanas de preparación, una vez digeridas las emociones, hemos aprovechado para preguntarlos qué han sido las conclusiones que han sacado y como han vivido estos cuatro días llenos de conferencias, tours guiados, actividades de carácter familiar, eucaristías, la misa y la Ángelus presidido por el papa Francisco. 

Por Juan Antonio ha sido «un regalo impresionante como matrimonio» y la oportunidad de «poder compartir las experiencias con diferentes familias, culturas, incluso diferentes maneras de pensar dentro de la Iglesia» se lo ha hecho sentir realmente que la sinodalidad sí que se da, y también haber tenido la suerte de poder «ver como realmente el espíritu santo actúa en las personas a través de testigos increíbles». 

Por Maite, los testigos que se compartieron «nos mostraron y demostrar que la Iglesia y la familia continúa estando muy presente en la sociedad, a pesar de estar muy atacada», y las palabras que quiere destacar del papa Francisco son «Hizo énfasis en la importancia de la educación en el amor, que es la educación a la cual estamos gritados todos los cristianos». 

Paralelamente, en Sant Pere de Ribes, en el ámbito diocesano, se llevó a cabo el acto de celebración que consiguió recoger unas 24 familias, y se respiraba un ambiente de hermandad y amor, compartiendo ilusiones y nervios de escuchar todos juntos y en directo el Ángelus del papa Francisco. 

Testimonios de Iñaki y la Clara, familia en misión en Ucrania

Escuchando el Ángelus desde Sant Pere de Ribes

Os recomendamos