Coincidiendo con el periodo de presentación de la declaración de la Renta, la Iglesia lanza una campaña para informar sobre el significado que tiene marcar con una X la casilla de la Iglesia católica, y la de otras actividades de interés social, en la declaración de cada contribuyente.

En la página 2 de la Declaración de la Renta hay un apartado en el que podemos decidir dar a la Iglesia católica un 0,7% de lo que pagamos (casilla 105), y otro para asignar otro 0,7% a «otras finalidades sociales» (casilla 106). Desde la Iglesia animamos a marcar también la casilla de otras finalidades sociales.

  • Marcar la ‘X’ de la Iglesia es una decisión libre que no perjudica a nadie y no tiene ningún coste, porque ni te cobran más ni te devuelven menos. Es un ejercicio de democracia fiscal.
  • Se pueden marcar simultáneamente las casillas de la Iglesia católica y otras finalidades de interés social.
  • Es de las pocas cosas que podemos decidir sobre nuestros impuestos. Es decir, si la dejamos en blanco, el Estado es quien decide por nosotros sobre esta pequeña cantidad.

Además, detrás de cada X en la casilla de la Iglesia, hay una historia, personas con nombres, apellidos y caras concretas que han encontrado una mano extendida cuando sus vidas estaban rotas o a punto de estallar. Este años, estas historias toman forma con Tino, Erika, Rosa, María, Álvaro y Guillermo. Son siete historias reales. Su agradecimiento les ha llevado a mostrar públicamente la historia de sus biografías. Son conscientes, en propia piel, del alcance del gesto de marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta.

Los contenidos más detallados de esta campaña se puede conocer a través del Full Dominical extra que se publica el domingo 24 de abril y también en la web www.portantos.es, donde se puede consultar en formato audiovisual los diversos testimonios y las actividades que la Iglesia realiza con las aportaciones de la asignación tributaria.

Os recomendamos