La situación de sequía en todo el Estado y especialmente en las cuencas internas de Cataluña es preocupante para toda la sociedad. Nos encontramos ante los efectos del cambio climático, motivado en gran parte por la acción humana.

Ante estas circunstancias, además de actuaciones de responsabilidad personal como por ejemplo el ahora en el uso del agua y, en general, un estilo de vida más ecosostenible, también como creyentes, podemos rezar con intensidad para obtener el don de la lluvia, de la misma manera que en las circunstancias adversas de la vida, elevamos a Dios nuestras oraciones.

En este sentido, desde la Delegación de Pastoral Litúrgica y Sacramental, se ha propuesto a los sacerdotes de la diócesis unas preces para incluir en la oración de los fieles, durante las misas.

También se ha facilitado una oración de San Pablo VI con esta intención particular de la lluvia, que se puede rezar personalmente y en otros momentos de oración comunitaria o individual, como por ejemplo el rosario, etc:

ORACIÓN PARA PEDIR LA LLUVIA

Dios Padre Nuestro, Señor del cielo y de la tierra. Tú eres para nosotros; existencia, energía y vida. Tú has creado al ser humano a tu imagen y semejanza, para que con su trabajo, haga fructificar las riquezas de la tierra, colaborando así a tu creación. Somos conscientes de nuestra miseria y debilidad. Nada podemos sin Ti.

Tú, Padre Bueno, que haces brillar el Sol sobre todos y haces caer la lluvia, ten compasión de cuantos sufren durante la sequía en estos días.

Escucha con bondad las oraciones que tu Iglesia te dirige con confianza, como escuchaste las súplicas del Profeta Elías, que intercedía a favor de su pueblo.

Haz que caiga del cielo sobre la tierra árida, la lluvia tan deseada, para que renazcan los frutos y se salven los seres humanos y los animales. Que la lluvia sea para nosotros el signo de tu gracia y bendición. Así, confortados por tu misericordia, te rendimos gracias por todo don de la tierra y del cielo, con que tu Espíritu satisfaga nuestra sed.

SANT PAU VI

Os recomendamos