Desde hace tiempo, se ha identificado la falta de recursos humanos para atender convenientemente las peticiones de celebrar una ceremonia religiosa de despedida a un difunto en algunos tanatorios. Esto ha llevado a plantear desde el Obispado de Sant Feliu de Llobregat la conveniencia de realizar una formación adecuada a teles efectos, dirigida a laicos y laicas que puedan celebrar las exequias o funerales, además de los sacerdotes y los diáconos, es decir, de los ministros ordenados.

Por este motivo, desde la Escuela Diocesana de Teología y la Delegación de Pastoral Sacramental y Liturgia, se ha elaborado un programa de formación, con contenidos teológicos, litúrgicos y pastorales, organizado en cuatro sesiones entre los meses de noviembre y enero, para capacitar a los participantes en la conducción de estas celebraciones tan importantes en el momento de la despedida de una persona, especialmente para la familia.

El pasado 17 de noviembre tuvo lugar la primera de estas sesiones, de carácter introductorio, en la que participaron 12 candidatos, provenientes de seis arciprestazgos diferentes. Al acabar este curso formativo, recibirán una bendición y un encargo pastoral para empezar a desarrollar este servicio en el seno de la Iglesia.