Con el deseo de poner luz en referencia a las noticias del día de ayer en relación al encuentro entre el obispo Omella y el presidente Sánchez y al estudio de la CEE sobre los procesos de inmatriculaciones, hacemos a continuación una recapitulación de informaciones recorriendo a las fuentes. También aterrizamos los datos del informe de la CEE a la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat.  

a) La Conferencia Episcopal Española y el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con Las Cortes y Memoria Democrática han publicado una nota conjunta en relación a la cuestión de los bienes inmatriculados por parte de la Iglesia, que transcribimos a continuación:

Desde la reunión celebrada el pasado mes de agosto entre el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática y el presidente de la Conferencia Episcopal Española, se han intensificado los trabajos de la Comisión “ad hoc” constituida entre ambas partes dentro del diálogo entre la Iglesia y el Estado español, sobre el asunto relativo a los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica.

En este sentido, a partir del listado remitido por el Gobierno al Congreso de los Diputados en cumplimiento de la PNL de 17 de febrero de 2017 sobre los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica en el periodo 1998-2015, la Conferencia Episcopal, en el contexto del diálogo con el Gobierno, ha hecho un estudio exhaustivo del mismo a través de consultas oportunas realizadas a las diócesis. Dicho estudio ha consistido en la catalogación de los bienes, su división por diócesis y verificación de los procesos de inmatriculación en cada uno de los bienes mencionados. 

El análisis realizado por la Iglesia de dicho listado, en el marco de la mencionada Comisión, ha revelado un conjunto de bienes que la Iglesia considera que pertenecen a un tercero, o no le consta su titularidad sobre el mismo.

Se trata, concretamente, de un millar aproximado de bienes, cuyos datos han sido facilitados al Gobierno por parte de la Conferencia Episcopal Española. La previsión es que el Gobierno ponga en conocimiento de las entidades locales y de los registros esta información y se puedan, de este modo, iniciar los procesos de regularización que, en su caso, pudieran c corresponder. A estos efectos, la Iglesia manifiesta su compromiso de colaboración a fin de facilitar tales procesos.

De esta nota conjunta no se desprende que la Iglesia reconozca tener un millón de bienes que no son suyos, sino que ya pertenecían a un tercero. 


b) El Informe completo sobre Bienes inmatriculados por el art. 206 de la Ley Hipotecaria de 1998 a 2015 está colgado en la web de la CEE. Es extenso, pero son muy aclaratorias las tres primeras páginas en relación al origen y desarrollo del estudio. Transcribimos a continuación sólo la parte del final, las conclusiones:

Resumen de los resultados

El trabajo realizado ha detectado una serie de incidencias que se mencionan a continuación:  

De los 34.976 registros incluidas en el listado, se han verificado de manera correcta un total de 32.401 por las diócesis respectivas. El resto de registros presentan las siguientes características:  

      1. Bienes que pertenecen a Comunidades religiosas u Otras entidades religiosas. Aparecen un total de 84 bienes incluido algún bien de otra confesión religiosa.  
      2. Registros Duplicados. Se trata de bienes que aparecen repetidos dos veces en el listado. Son un total de 111 bienes.
      3. Bienes sobre los que faltan datos para su identificación. Se trata de registros que, por falta de información, resultan desconocido para las diócesis. Se trata de un grupo de 608 bienes.  
      4. Bienes inmatriculados o adquiridos por otros títulos anteriores al periodo 1998 – 2015. Se trata de 746 registros que no deberían estar incluidos en este listado.  
      5. Bienes sobre los que no consta inmatriculación. Se trata de 31 registros sobre los que las diócesis declaran que no les consta la inmatriculación de los mismos.  
      6. Bienes sobre los que se detectan errores o no consta en la diócesis información sobre los mismos. Son 28 bienes con distinta casuística.  
      7. Otros titulares. Son bienes que no son propiedad de la Iglesia por estar vendido, donado, expropiado, por pertenecer a Ayuntamientos o por error de inscripción de propiedad. Se trata de un total de 276 bienes.  
      8. Adquisiciones por métodos diferentes a la certificación (compraventa, donación, permuta, herencia, etc.) entre 1998-2015. Se trata de un total de 691 bienes. 

Entre estos ocho tipos de incidencias, se puede reconocer que los apartados 1, 2, 4, y 8 se refieren a aspectos formales y en cambio los apartados 3, 5, 6 y 7 se refieren a aspectos relacionados con la titularidad de los bienes. A la Iglesia no le consta que estos bienes, que vienen a sumar un millar aproximadamente, sean suyos; a la Iglesia le consta que son de otros. Por eso, a través de este informe, se da a conocer que en el listado original elaborado por el Gobierno se les asigna unos bienes que no son suyos.  


c) Incidencias del informe referidas a la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat.

A continuación, según la tipología de incidencias empleada en el informe y expuesta en el apartado b) de esta noticia, especificamos los casos presentes en nuestra Diócesis, que sólo se dan en los siguientes puntos:  

  1. Bienes sobre los cuales faltan datos para la identificación: 11, que corresponden a bienes situados en los municipios de Olèrdola, Olesa de Bonesvalls, Pacs del Penedès, Sant Pere de Ribes i Sitges. Con los datos proporcinoados por el Gobierno no se pueden identificar los bienes a los que se hace referencia (págs. 65 y 66 del pdf del informe).  
  2. Bienes inmatriculados o adquiridos por otros títulos anteriores al período 1998-2015: 15, que corresponden a bienes situados en los municipios de La Llacuna, Olesa de Bonesvalls, Orpí, Sant Pere de Ribes y Santa Maria de Miralles (pág. 107 del pdf del informe). Todos aquellos bienes que se inmatricularon mediante expediente posesorio en fechas que van del año 1922 al año 1996, por lo tanto, no deberían de constar en el listado que se refiere a los bienes inmatriculados por el art. 206 de la Ley Hipotecaria de 1998 a 2015.  
  3. Otros titulares: 1, correspondiente a un terreno en el municipio de Abrera, que fue expropiado el año 2010, por lo tanto, ya no es de titularidad de la Iglesia. (pág. 136 del pdf del informe)  
  4. Adquisiciones por métodos diferentes de la certificación: 1, correspondiente a una finca rústica situada en el municipio de Sant Pere de Ribes, que fue una donación recibida el año 2013 (pág. 184 del informe).  

En tres minutos, explicaciones del informe sobre inmatriculaciones presentado por la CEE: