Mn. Jordi Bertran ha fallecido este lunes, 15 de enero de 2024, a la edad de 89 años, confortado con los sacramentos de la Iglesia. Las exequias, presididas por el obispo Agustí, tendrán lugar este miércoles, 17 de enero, a las 11.30 h., en la capilla de la Residencia San José Oriol, de Barcelona.

Mn. Jordi Bertran Cassola nació en Barcelona, el 20 de junio de 1934. Hijo de José y Carmen. Formado en el Seminario Conciliar de Barcelona, lo ordenaron sacerdote el 18 de septiembre de 1960, en la parroquia de San José Oriol, de Barcelona.

Sus primeros nombramientos fueron:

1961 Vicario de la parroquia de Santa María, de Montmeló.

1961 Vicario de la parroquia de Sant Genís, de Vilassar de Dalt.

1965 Cura de los cuarteles militares de Berga, Talarn y Lleida.

1967 Vicario de la Parroquia de Santa María, de Capellades.

1970 Adscrito con facultades de Vicario de la Parroquia de San Sadurní, de San Sadurní de Anoia.

El 1 de junio de 1971 fue nombrado Administrador parroquial de la parroquia de San Pedro Apóstol, de Castellet y la Gornal, y en octubre de 1974 Adscrito con facultades de Vicario de las parroquias de Sant Marçal, de Castellet y la Gornal y Santa María, de la Múnia (Castellví de la Marca).

El 7 de mayo de 1975 fue nombrado por unos meses Adscrito con facultades de Vicario de la Parroquia de San Martín, de Torrelles de Llobregat y el 27 de junio de 1975 lo llamaron párroco de la parroquia de Santa María, de Corbera de Llobregat .

En julio de 1983 recibe el nombramiento de Adscrito en la parroquia de Santa Maria de Gràcia, de Barcelona. Y el 2 de septiembre de 1991 es nombrado párroco de las parroquias de Santa Magdalena, de Canyelles y Sant Miquel, de Olèrdola. Su último nombramiento fue el 16 de julio de 1996 como párroco de la Parroquia de San Pedro, de San Pedro Molanta (Olèrdola).

En las parroquias de Olèrdola prestó su servicio hasta el momento de su jubilación canónica el 18 de septiembre de 2012.

Desde entonces residía en la Residencia Sacerdotal de San José Oriol, de Barcelona.

Unidos en la oración, encomendémoslo a la misericordia de Dios.

Os recomendamos