Con motivo de la Fiesta de la Sagrada Familia que se celebra el próximo domingo, 27 de diciembre, los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida de la CEE han hecho público un mensaje en el que ponen de relieve el valor de las personas en su vejez, por lo tanto, a los ancianos en general y la figura de los abuelos en particular.

Como se puede leer en el Levítico (19:32), «álzate ante las canas y honra al anciano», el mismo Señor, a través de su Palabra, nos invita a venerar a los mayores, poruqe «su conocimiento, su experiencia, su sabiduría los hace dignos de ser consultados» y por eso, «no son meros destinatarios de la acción pastoral de la Iglesia, sino sujetos activos en la evangelización», eespecialmente en aspectos como la contemplación y la oración, la prueba, la enfermedad, el sufrimiento, el compromiso de vida. De aquí la exhortación de la CEE a las familias cristianas para que «no se dejen influenciar por la mentalidad utilitaria», según la cual «lo que no produce ha de ser descartado».

Por otra parte, las personas mayores son también el «tesoro de la sociedad», explican los prelados españoles, porque, en el contexto contemporáneo en el que se reivindica «la libertad sin límites y sin verdad», «nos ayudan a valorar lo esencial y a renunciar a lo transitorio», sobre la base del amor y el servicio al prójimo.