Más de cuarenta personas se han apuntado al curso Llevar la Comunión a los enfermos que se ha hecho en el Obispado de Sant Feliu de Llobregat. La Delegación de Pastoral de la Salud ha organizado este curso de dos días (sábados 21 de enero y 4 de febrero) para dar formación, especialmente a los laicos que, enviados por el párroco, llevan la Comunión a enfermos que están en sus domicilios, a los hospitales o a las residencias.

La primera clase fue a cargo de Mons. Agustín Cortés, que trató la importancia de la Eucaristía en la vida del enfermo, diciendo, entre otras cosas, que “la Eucaristía es un escándalo para la gente que no tiene fe”. Resaltó también que “llevamos la Comunión a quien le falta el amor”, de tal manera que al llevar la Comunión “estoy llevando la Trinidad, el amor de Dios”. También explicó la conexión de la Comunión con el sacramento de la Confesión: “la Eucaristía no se puede separar de la reconciliación”, y el valor de la unción de los enfermos.

La segunda sesión trató sobre el cuidado en el trato de la Sagrada Eucaristía, explicado por Mn. Vicenç Guinot. A continuación, el padre Francisco Berola, de la comunidad de los camilos, explicó la importancia de la relación de ayudar por parte de los voluntarios que visitan enfermos.

El segundo día, Mn. Xavier Aymerich desarrolló la parte más teológica a partir de los documentos del Magisterio más reciente que hablan de la eucaristía: Ecclesia de Eucharistia, Redemptionis sacramentum, etc. Después Mn. Xavier Sobrevía explicó aspectos muy concretos y prácticos de cómo llevar la Comunión a los enfermos y, finalmente, Mn. Francesc Tirado trató aspectos relacionados con el duelo y el final de la vida.

Las personas que han participado en el curso lo han valorado muy positivamente; algunas no han podido asistir por falta de plazas. Se volverá a programar un curso similar más adelante. Desde la organización tambíen se valora la conveniencia de realizar un curso de profundización más extenso.

Os recomendamos