Ayer, 20 de junio, se presentó e hizo público en la Sala de Prensa del Vaticano el documento de orientación para los trabajos del sínodo sobre la sinodalidad, que realizará la primera sesión en octubre 2023.

Consta de unas sesenta páginas, está dividido en dos macrosecciones y es fruto de la experiencia de las diócesis de todo el mundo en los últimos dos años, a partir del 10 de octubre del 2021, a través de las etapas diocesana y continental, y da cuenta de la experiencia de las Iglesias de todo el mundo que sufren guerras, desigualdades, pobreza y heridas de abusos.

En el Instrumentum laboris hay quince fichas, que aportan una visión dinámica del concepto mismo de sinodalidad, y dos grandes secciones: la A, que destaca la experiencia de los dos últimos años y el camino a seguir para llegar a ser cada vez más Iglesia sinodal; la B – titulada Comunión, misión, participación – que destaca las “tres prioridades”, en el centro del trabajo en octubre de 2023, vinculadas a los tres temas principales:

  • Crecer en la comunión acogiendo a todos, sin excluir a nadie.
  • Reconocer y valorar la contribución de cada bautizado con vistas a la misión;
  • Identificar estructuras y dinámicas de gobierno a través de las cuales articular la participación y la autoridad a lo largo del tiempo en una Iglesia sinodal misionera.

El cardenal Mario Grech, secretario general de la Secretaría General del Sínodo, durante el acto de presentación, aclaró que en el documento no se encontrará “una sistematización teórica de la sinodalidad, sino el fruto de una experiencia de Iglesia, de un camino en el que todos hemos aprendido más, por el hecho de caminar juntos e interrogarnos sobre el sentido de esta experiencia”. Según el Secretario General, no falta la voz de nadie: “la del Pueblo Santo de Dios; la de los Pastores, que con su participación han asegurado el discernimiento eclesial; la del Papa, que siempre nos ha acompañado, apoyado, animado a seguir adelante”.

(Fuente: Vaticannews)

Os recomendamos