Empezamos el mes de septiembre con la Fiesta de la Creación, también conocida como Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, que da inicio al Tiempo de la Creación 2023, con el lema “Que la justicia y la paz fluyan”.

Esta iniciativa es la celebración cristiana anual para orar y responder juntos al grito de la Creación; la familia ecuménica de todo el mundo (católicos, ortodoxos y protestantes) se une para escuchar y cuidar nuestra casa común, el Oikos de Dios. Al mismo tiempo, es un tiempo para reflexionar sobre las causas y efectos que la devastación humana ha producido en la Tierra.

El Tiempo de la Creación comienza hoy, día 1 de septiembre, y termina el 4 de octubre, fiesta de san Francisco de Asís, patrón de la ecología, querido por muchas confesiones cristianas.

En su mensaje para la Fiesta de la Creación, el Papa Francisco expresa, entre otras cosas: “Que en este Tiempo de la Creación, como seguidores de Cristo en nuestro común camino sinodal, vivamos, trabajemos y oremos para que nuestra casa común esté llena nuevamente de vida. Que el Espíritu Santo siga aleteando sobre las aguas y nos guíe a la ‘renovación de la superficie de la tierra’”.

El lema escogido para el año 2023, “Que la justicia y la paz fluyan”, está tomado de la referencia bíblica del profeta Amós (Am 5, 24). Quiere ser un llamamiento a unirse a la justicia y la paz, a asumir la justicia climática y ecológica, y a interaccionar con las comunidades más afectadas por la injusticia climática y la pérdida de biodiversidad.

Y en sintonía con el lema, un “río caudaloso” es el símbolo escogido para acompañar a este eslogan y representar la biodiversidad en riesgo.

Como Pueblo de Dios, debemos trabajar juntos a favor de toda la Creación, como parte de este río caudaloso de paz y justicia, para hacer converger las diferentes identidades individuales en un mayor movimiento por la justicia, al igual que los afluentes que se unen para formar un río caudaloso.

Además de una tarea de sensibilización, la iniciativa también ofrece la posibilidad de realizar diversos tipos de actividades, como momentos de oración y todo un tipo de acciones para el cuidado de la creación. A modo de ejemplo, aquí van sólo algunas ideas que pueden aplicarse a nuestras comunidades o individualmente:

  • Organizar un servicio ecuménico de oración
  • Realizar el propio momento de culto, la celebración de la eucaristía… en un espacio al aire libre.
  • Convocar una caminata o una peregrinación por la creación.
  • Incorporar en los propios actos el símbolo del río caudaloso.

Son sólo unas pinceladas, porque en realidad, más que montar actos, se trata de generar momentos para fomentar la escucha, en un espíritu ecuménico, comprometiéndonos con la acción profética a favor de nuestra casa común. También, sentirnos fortalecidos por una eco-espiritualidad que nos ayude a alcanzar ese compromiso de responsabilidad hacia nuestra tierra.

En la web del Tiempo de la Creación se pueden conocer ideas de todas partes del mundo y también registrar las propias propuestas.

La iniciativa del Tiempo de la Creación cuenta con un comité directivo ecuménico, formado por diversas organizaciones cristianas (católicas, ortodoxas y reformadas) y ecuménicas de todo el mundo. También dispone de un comité asesor que agrupa a líderes y representantes del mundo cristiano y ecuménico relevantes a escala internacional, así como con una coalición de socios de medios de comunicación de todo el mundo.

Os recomendamos