Hace pocos días ha tenido lugar en Vilafranca del Penedès el Encuentro de formación de presbíteros y diáconos organizado por la Pastoral Vocacional del obispado de Sant Feliu de Llobregat. Una cincuentena de presbíteros han participado. La jornada ha sido muy provechosa y enriquecedora. Seguidamente, el párroco de las parroquias de Santa Magdalena de Canyelles (Garraf), y de Sant Pere y de Santa Eulàlia de Les Roquetes de Sant Pere de Ribes (Garraf) y Sant Pere y Sant Fèlix d’Olivella (Garraf), Mn. Fermí Martín, nos hace una valoración.

¿Cómo ha vivido el Encuentro de formación de presbíteros y diáconos del pasado 14 de noviembre?

  • El saludo y presentación de la temática del obispo Agustí la encontré muy interesante y motivadora al poner el acento en la diferencia entre la llamada (relación interpersonal, de corazón a corazón) y el reclamo (relación por seducción, agradable a los sentidos, …). Evidentemente Jesús, Dios nos LLAMA, no nos reclama. “Maestro sólo tiene uno” Mt. 23,10. Se incidió de nuevo en la presentación del objetivo diocesano, de este curso, por parte de la Delegación de Pastoral Vocacional: “Somos llamados. Llamados a ser pueblo”, como se había hecho anteriormente en el Encuentro de inicio de curso de presbíteros y diáconos en la Casa de la Iglesia, y, también, en los encuentros de formación para laicos en Vilafranca del Penedès y Sant Feliu de Llobregat.

¿Qué temas ha profundizado?

  • Divididos en tres grupos de trabajo hemos profundizado en los tres momentos que se nos ofrece para trabajar el objetivo diocesano en todas las comunidades y parroquias: 1. -Recordamos nuestro bautismo. 2.- La vocación cristiana a la luz de la Palabra de Dios. 3.- Discernir la llamada de Dios. Esta dinámica ha facilitado el compartir sincero y fraterno de las experiencias e inquietudes entre nosotros.

¿Qué acciones llevará a cabo los presbíteros del obispado para aplicar el Objetivo Diocesano?

  • Cada comunidad, con los diferentes grupos y equipos que la conforman, irá viendo cómo concreta el profundizar el trabajo propuesto con una mirada amplia y profunda de cómo nos llama y nos ha llamado Dios, una lectura de esta realidad la luz de la Palabra de Dios y descubrir y tratar de llevar a la práctica los llamamientos que el Señor nos hace para, responder personalmente, pero también para ayudar a otros a descubrir y responder a la llamada que Dios les hace. De momento, todo este proyecto de trabajo lo vamos acompañando con la oración personal y comunitaria.

¿Cómo ha vivido los presbíteros la Cadena de Oración por las Vocaciones, con el lema ‘La Vocación, Fuente de nueva vida’? ¿Cree que despertará el interés en personas de nuestra diócesis?

  • Particularmente y por lo que sé de algunos compañeros más cercanos nos añadimos personalmente a la cadena de oración y también hacemos difusión a la comunidad parroquial. También se tiene presente en las celebraciones comunitarias de la liturgia. Los frutos los dejamos para Dios, a nosotros nos toca acompañar, cuidar,… ¡el sembrado!

¿La feligresía se implica en las actividades de las parroquias?

  • Hay buena parte de que sí, aunque sabemos que no son buenos tiempos por la fidelidad en el compromiso. En alguna comunidad cuesta más que en otras encontrar relieve de personas. Sin embargo, creo que la Iglesia, las parroquias, las comunidades, … disponemos de un excelente número de voluntarios-colaboradores en el trabajo concreto del Reino que hay que reconocer y agradecer bien sinceramente.

Os recomendamos