A partir de  ahora, las exequias o funerales podrán ser dirigidos por parte de laicos o laicas en el Obispado de Sant Feliu de Llobregat. El pasado 6 de abril, un grupo de 15 personas recibieron el documento acreditativo firmado por el obispo conforme han realizado la formación idónea para este servicio, junto con el directorio para conducir los funerales y una cruz artesanal en madera y cerámica de las benedictinas de Montserrat , que los identificará externamente como celebrantes.

Ante la imposibilidad de poder disponer en un momento dado de un ministro ordenado, sacerdote o diácono, para celebrar un funeral, la Iglesia se ha orientado a preparar adecuadamente, con contenidos teológicos, litúrgicos y pastorales, a laicos y laicas que puedan encargarse de estos servicios religiosos, también en los tanatorios. Así queda recogido, por ejemplo, en el documento Un Dios de vivos sobre la fe en la resurrección, la esperanza cristiana ante la muerte y la celebración de las exequias, publicado por la CEE en 2020. En distintos formatos, las celebraciones exequiales conducidas por laicos están en marcha en varias diócesis. Entre las de la Tarraconense, son dos las que ya lo han llevado a la práctica: la de Barcelona y ahora la de Sant Feliu de Llobregat.

Los laicos capacitados para este servicio especial y ocasional en nuestra diócesis son ahora trece hombres, una mujer y otra, religiosa; diez de ellos provienen de la Vicaría del Llobregat, con más población y más tanatorios, y los otros cinco de la Vicaría del Penedès-Anoia-Garraf.

Os recomendamos