El sábado 4 de julio, las tres delegaciones de Misiones de la Provincia Eclesiástica de Barcelona celebraron la 16ª Eucaristía Misionera.

Según las delegaciones de Misiones de Barcelona, Sant Feliu de Llobregat y Terrasa, «el principal objetivo de este encuentro es valorar el trabajo incansable de los misioneros y misioneras al servicio de las misiones en distintos lugares del planeta y que tiene como recompensa dar a conocer el mensaje de Jesús, en especial a los más pobres y desvalidos. Esta actividad –continúan– ayuda a los misioneros a seguir conservando el contacto con la Iglesia que los envió y refuerza la dimensión misionera de nuestras diócesis».

La situación generada por la pandemia de la Covid-19 ha hecho que este año ser variara el estilo del encuentro que se hace anualmente y se concentrara en la celebración de la eucaristía, que tuvo lugar en la Catedral de Barcelona y se retransmitió en directo por el canal de YouTube de la catedral y por Ràdio Estel.

En su homilía, el cardenal Omella, que presidía la celebración, destacó el elogio de la gente sencilla con fe que el evangelio ofrecía: Los sencillos escuchan la Palabra de Dios y la siguen. Es lo que hacen mayoritariamente los misioneros en los países de misión, entre la gente sencilla, pobre, pero que entiende el mensaje de Dios y le siguen.  

Al finalizar la homilía, el cardenal pidió a los jóvenes que sientan la llamada que sean generosos y que todos trabajemos para animar la acción misionera en nuestras diócesis.