Los próximos 6 y 8 de febrero, tendrá lugar, en Malága, las Jornadas de Delegados y Responsables de Catequesis y Catecumenado de la Conferencia Episcopal Española, de la que nuestra diócesis forma parte.

En las Jornadas de delegados de catequesis, uno de los aspectos más remarcables, aparte de la formación que encontramos, es la comunicación y el intercambio de experiencias entre los responsables de las diferentes diócesis del Estado español.

Tal y como nos explica, la delegada de Catequesis de nuestra diócesis, Isabel Campmany, “la diferencia y peculiaridad de cada diócesis enriquece el conocimiento y proporciona herramientas para afrontar los retos que nos propone la sociedad actual”.

La convocatoria de este año se centra principalmente en la presentación del nuevo catecismo para adultos.

Esta novedad responde a una de las características de la Iglesia del siglo XXI. La delegada de Catequesis del obispado de Sant Feliu de Llobregat, constata que la evangelización, hasta ahora, se realizaba de forma natural en el seno de las familias, y, ahora, nos encontramos con una generación de la que el mensaje del Evangelio es completamente nuevo.

“Este hecho, que en principio podría resultar un inconveniente, puede convertirse en una gran ventaja. El Evangelio siempre es nuevo, siempre nos interpela y nos conduce a repensar lo que ya tenemos como sabido, y estas nuevas generaciones, cuando se acercan, lo viven como un mensaje romperador y nuevo en serio”, ha apuntado Campmany .

El nuevo Catecismo para adultos es una herramienta que nos proporciona las líneas maestras sobre las que podemos trabajar en la evangelización. Estos ejes, siempre, deben ser desde el contacto directo y personal, con el testimonio de una vida cristiana fundamentada en el Señor y desde un cariño sincero hacia la persona que por el medio que sea, Jesús ya ha llamado a seguirlo.

“Debemos tener presente que, Jesús, llamó a los discípulos uno a uno, buscándolos al lugar donde se encontraban para conducirlos suavemente y con la autoridad que le daba el Padre hacia el camino de la verdadera Vida. Rogamos de corazón para que este nuevo instrumento se convierta en una herramienta útil para los catequistas y agentes de pastoral, tanto laicos como clérigos, para comunicar la Buena Nueva a nuestra diócesis”, tal y como explica nuestra delegada de catequesis.

Os recomendamos