Ésta ha sido una afirmación compartida por todo el equipo de la Delegación de Apostolado Seglar de nuestra diócesis, con motivo del Congreso de Laicos que se ha celebrado, del 16 al 18 de febrero pasado, en Madrid, organizado por la Conferencia Episcopal Española (CEE).

La jornada del sábado 17 de febrero fue pensada para ser un recorrido a través de 4 paradas claves para entender el primer anuncio como eje central de la labor pastoral de Iglesia:

. Conversión Pastoral: En esta parada “Fano”, con sus dibujos que nos acompañan habitualmente a nuestras parroquias y movimientos, nos hizo conscientes del “regalo” de la fe y de cómo no debe servir sólo para “sentarse” encima sino para compartirla con todo el mundo. “Vamos todos juntos al mismo barco impulsados por la fuerza del Espíritu”, apuntó ‘Fano’. Nos presentaron varios proyectos que funcionan y que dan impulso a esta necesidad de poner en el centro el primer anuncio, a pesar de las dificultades y las resistencias, de abrirnos todos los miembros de la Iglesia (laicado, vida consagrada y sacerdotes) en ese nuevo sentido misionero.

. Vida cotidiana: Se presentaron los cuatro momentos en el acompañamiento de las personas para ayudarles a realizar este primer encuentro con Jesús:  Presencia, Testimonio, Diálogo y Anuncio.

No siempre podemos ayudar a todos a completar el itinerario pero no por eso debemos desfallecer. La presencia en la vida cotidiana hace que Dios tenga un lugar en nuestra sociedad.

. Procesos Formativos: Con diferentes talleres como: Diálogo con la increencia, Acompañamiento de Jóvenes, Digitalización de la Evangelización etc, todos retos de la misión en el momento actual. ¡Lástima de no haber podido hacerlos todos! Es importante darse cuenta de que la Iglesia está buscando nuevas formas de llegar a las personas. Iglesia en salida!

. Acompañamiento: Durante toda la jornada una de las preocupaciones que salió repetidamente es cómo acompañar los tiempos posteriores al primer anuncio. Con la ayuda de una teatralización se nos ha hecho ver qué tipo de acompañamiento favorece un proceso tranquilo y constructivo para la persona y qué actitudes lo bloquean.

Más allá de las actividades, nos contagiamos de humildad y esperanza. Hemos visto que somos muchos más de los que pensamos, varios en la unidad, y con la suma de nuestros carismas haremos fuerza para que el Evangelio se haga más presente en el mundo actual.

FUENTE: Delegación de Apostolado Seglar

Os recomendamos