«Dios me llama desde la profesión de enfermero; responder a la llamada a ser sacerdote no lo ha disociado sino que lo ha englobado. Quiero vivir mi ministerio desde la perspectiva de cuidar al otro».

Es parte del testimonio que Xavier Montané Blazquez, el último sacerdote ordenado en la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat, dio en el marco de la oración vocacional el pasado 28 de octubre, en la capila del Santísimo de la Catedral de Sant Llorenç, cuatro días después de su ordenación sacerdotral.

El «sueño» de la vocación de Xavier que comparte con nosotros nos sirve para concluir el mes de noviembre y la Cadena de oración por las vocaciones, que este año llevaba este título, «El sueño de la vocación».