El próximo domingo, 6 de junio, se celebra la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, el gran regalo de la Eucaristía. Será el segundo Corpus en tiempos de pandemia. El año pasado, que coincidió una semana más tarde (el 14 de junio 2020), aún estábamos bajo la última prórroga del estado de alarma, aunque ya en las últimas fases de desescalada.

Este año el panorama sanitario de la pandemia ofrece unos horizontes más esperanzadores, pero igualmente en esta festividad no se celebraran procesiones con la custodia por las calles o plazas de las poblaciones; al máximo, en algunas localidades de la diócesis, se realizará una bendición desde el atrio de la iglesia hacia el exterior y las alfombras de flores que en algunos lugares se confeccionarán.

En la Catedral de Sant Llorenç, el obispo Agustín Cortés presidirá la misa de las 19h y, sin realizar la procesión exterior en la Plaza de la Vila, la veneración eucarística se realizará dentro del templo, al final de la misa, como un acto renovado de agradecimiento y de adoración a la presencia de Cristo glorioso en las especies eucarísticas del Pan y del Vino. Ante la fachada de Sant Llorenç, se confeccionará una alfombra de flores y también habrá el «ou com balla» en el patio de la sacristía, en el Pasaje Penedès del patio parroquial.

En la carta dominical del próximo domingo, el obispo Agustín profundiza el significado del Cuerpo de Dios, del Cuerpo de Cristo. Se puede leer la carta aquí o también escucharla.