La Asociación ‘Pessebre Vivent Amics de Corbera’, entidad organizadora del ‘Pessebre Vivent’ de Corbera de Llobregat desde el año 1962, cerró el sábado 13 de enero pasado, su 60ª temporada.

El ‘Pessebre Vivent’ de Corbera ha alcanzado una cifra récord de 31.942 visitantes esta temporada 2023-24, aumentando significativamente el número de visitantes del anterior récord del año 2020, y siguiendo con la tendencia creciente de los últimos años con 30.063 (2018) , 31.076 (2019) y 27.834 en 2022, el primer post pandemia y después de 2 años sin representaciones.

El Pessebre Vivent’ de Corbera promueve la cultura religiosa y la tradición catalana y ha cerrado esta 60 edición con un total acumulado de 1.051.344 visitantes, en más de 2.550 representaciones, desde 1962.

Alcanzar esta importante cifra de visitantes se considera “muy positivo, teniendo en cuenta que, en los años 2020 y 2021, no hicimos representaciones como consecuencia de la pandemia”, ha declarado Víctor González, presidente de la entidad organizadora, que ha añadido que “agradecemos la fidelidad de todos nuestros visitantes, que tienen el Belén como una actividad recurrente cada Navidad” y también ha querido dar las gracias “a los cerca de 250 voluntarias y voluntarios que, con su dedicación desinteresada, lo han hecho posible año tras año”.

El ‘Pessebre Vivent’ de Corbera se organiza en un entorno privilegiado de más de 14.000m2 en la Peña del Cuervo de Corbera de Llobregat, en un circuito de más de 700 metros que los visitantes van recorriendo a pie, lo que vendría a ser como pasear dentro de un pesebre a tamaño real. En el pesebre se interpretan escenas como el anuncio del Ángel a los pastores, el Nacimiento en la cueva, la vida familiar en Nazaret, así como oficios artesanales catalanes o la típica tradición de hacer cagar al Tió, entre otros.

Os recomendamos