Hoy, 1 de septiembre, se celebra la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación y se da inicio al «Tiempo de la Creación», que se alarga hasta el 4 de octubre, festividad de San Francisco de Asís.

Todo empezó hace ya más de 30 años, cuando el Patriarca Ecuménico Dimitrios I proclamó en 1989 el día 1 de septiembre como Día de Oración por la Creación. Otras grandes iglesias europeas asumieron esta celebración en el año 2001 y el mismo papa Francisco lo hizo para la Iglesia Católica en el año 2015. En los últimos años, diversas declaraciones, como la de los obispos católicos en Filipinas, en el año 2003, la Tercera Asamblea Ecuménica Europea de Sibiu en 2007 y el Consejo Mundial de las Iglesias en 2008, han querido llamar la atención sobre el tema, de manera que no fuese sólo una jornada, sino un periodo de duración, y así nació el “Tiempo de la Creación”, que viene a ser un mes, hasta la fesatividad del santo que nombraba a los astros así: «hermano sol, hermana luna».

Durante la edición del 2020, a pesar de las condiciones excepcionales que vivíamos, se realizaron más de 120 actividades por toda la geografía española, desde vigilias de oración, a charlas, conferencias, peregrinaciones, y muchos obispos, a través de sus cartas pastorales, animaban a sumarse al espíritu del Tiempo de la Creación.

Las diócesis de la Provincia eclesiástica de Barcelona, es decir, Barcelona, Sant Feliu de Llobregat y Terrassa, estan organizando diversas iniciativas que tendrán como sede la Basílica de la Sagrada Famili: una serie de catequesis, en diversos lugares del templo, para acercarse a la Creación desde la perspectiva de Gaudí, y un encuentro ecuménico, con la participaciñón de las confesiones ortodoxa y protestante y de los obispos católicos.