Esta iniciativa cultural de los diez obispados con sede en Cataluña para divulgar el patrimonio artístico y cultural de la Iglesia acaba de cumplir 10 años. El martes 4 de octubre, Catalonia Sacra celebró la efemérides con un acto en la iglesia del monasterio de Sant Pau del Camp (Barcelona) donde participaron los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET), representantes institucionales y en general, agentes vinculados con el patrimonio y la cultura.

El coordinador de Catalonia Sacra, Dani Font, fue el encargado de dar una mira retrospectiva al camino hecho. Una década que ha servido para que la Iglesia haya tomado un «convencimiento colectivo» para gestionar el patrimonio con una «mirada abierta». Mons. Salvador Giménez, obispo de Lérida y presidente del Secretariado Interdiocesano de Custodia y Promoción del Arte Sacro (SICPAS), que es la organización que lidera Catalonia Sacra, ha sintetizado en su intervención los retos que tiene el proyecto en los próximos años, una vez que se ha consolidado su papel como agente relevante en el ámbito del patrimonio cultural catalán. «Hacia dentro, mejorando la gestión global de nuestros equipamientos y con una más amplia cooperación entre ellos»; y hacia fuera, «sumando complicidades y colaboraciones que faciliten la gestión, mantenimiento y conservación y haciendo del patrimonio cultural una puerta de entrada al cristianismo».

Os recomendamos