Seguidamente, podrás leer extractos de la carta que ha dirigido el Santo Padre al jefe de la Iglesia grecocatólica ucraniana en la que condena firmemente los “innobles” e “inaceptables” ataques rusos con misiles contra la población civil y las infraestructuras vitales del país.

Las operaciones bélicas que han “afectado a la población civil y a infraestructuras vitales dentro del país son innobles, inaceptables y no pueden justificarse de ninguna manera”. Esto es lo que escribió el Papa Francisco en un mensaje, fechado el 3 de enero, enviado al arzobispo mayor de Kiev-Halych, Sviatoslav Shevchuk, quien a su vez había escrito al Papa a finales de año para informarle de las consecuencias del fuerte ataque con misiles que Rusia lanzó el 29 de diciembre. La carta fue dada a conocer por la secretaría del arzobispo mayor.

«Una vez más – afirma el Pontífice – a través de usted, deseo expresar mi cercanía a la atormentada Ucrania, llorar a los muertos y encomendarlos a la misericordia de Dios, consolar a los heridos y abrazar a todos los que sufren de cualquier forma. Estoy cerca de los pastores que intentan dar esperanza a las personas “en una situación que parece cada vez más desesperada”.

«Una vez más – afirma el Pontífice – a través de usted, deseo expresar mi cercanía a la atormentada Ucrania, llorar a los muertos y encomendarlos a la misericordia de Dios, consolar a los heridos y abrazar a todos los que sufren de cualquier forma. Estoy cerca de los pastores que intentan dar esperanza a las personas “en una situación que parece cada vez más desesperada”.

El Papa Francisco añade que lamenta que, «en un contexto internacional cada vez más dramático, la guerra en Ucrania corre el riesgo de convertirse en una guerra “olvidada”. Sin embargo, es nuestro deber no permitir que caiga el silencio, no simplemente mantener vivo el horror ante acontecimientos tan trágicos, sino, sobre todo, involucrar a todos los responsables y a la comunidad internacional en la búsqueda de soluciones pacíficas”.

El Santo Padre concluye la carta a Shevchuk afirmando que aprovecha cada oportunidad para recordar el conflicto y el sufrimiento y cita las palabras que acaba de pronunciar en la audiencia del 3 de enero: «La guerra es una locura, la guerra es siempre una derrota. Oremos. Rezamos por la gente de Palestina, de Israel, de Ucrania y de muchos lugares donde hay guerra”. El Papa Francisco aseguró al arzobispo ucraniano que seguirá lanzando “vibrantes llamamientos para que cese el choque de armas en Ucrania y se inicien caminos hacia una paz justa”.

Os recomendamos