El jueves 8 de julio se celebró en la Casa de la Iglesia la Asamblea ordinaria del Colegio Diaconal, presidida por el obispo Agustín, empezando con el rezo de vísperas en la capilla y continuando después, en la Sala de Consejos, con un repaso de las actividades y situaciones vivividas desde la anterior asamblea, celebrada hace un año y siete meses, precidamente el 8 de noviembre de 2019.

Diversos diáconos presentaron una síntesis del trabajo de formación permanente sobre el laicado del curso pasado, siguiento los itinerarios del Congreso de laicos del 2020 “Pueblo de Dios en salida”:

  • Josep Maria Gómez, habló sobre el descubrimiento de la vocación laical
  • Xavier Artigas sobre el acompañamiento
  • Miquel Àngel Jiménez en relación a la formación y
  • Albert Manich, habló de la presencia en la vida pública.

También se reflexionó sobre los retos y oportunidades que ha supuesto la pandemia para la vida y ministerio de los diáconos, subrayando la importancia del acompañamiento en situaciones de vulnerabilidad y la acogida de nuevos fieles que se han acercado a la Iglesia.

Se hizo presente la importancia de animar y vivir la llamada al servicio diaconal, invitando a la participación en retiros, ejercicios, considerando también las jornadas y encuentros telemáticos organizados por la Comisión Episcopal para el Clero de la CEE, y haciendo llegar material para progresar en un a relación más viva con el Señor que nos ha llamado a servir la Iglesia. Se habló del acompañamiento a los aspirantes al diaconado, que en este momento en nuestra diócesis son siete.