El pasado miércoles y con motivo de la fiesta del patrón de los presbíteros, Sant Josep Oriol, tuvo lugar la misa a la capilla de la Residencia Sacerdotal que lleva su nombre y que acoge a los sacerdotes jubilados de las diócesis de Barcelona, Sant Feliu de Llobregat y Terrassa. 
 
Durante la homilía, el obispo Sergi Gordo, destacó las principales dimensiones del patrón de la casa. Hizo énfasis en el hecho que fue un hombre espiritual en cuerpo y alma, con un espíritu misionero y padre de una iglesia abierta a todos, especialmente a los pobres. 
 
En acabar la eucaristía, a la cual no pudieron asistir los obispos de Terrassa y Sant Feliu de Llobregat, el obispo Javier Vilanova y Sergi Gordo pasaron a presidir la comida que puso fin a esta celebración en honor al patrón. 

Os recomendamos