Pésame por el fallecimiento del papa Benedicto XVI

El obispo Agustín, al conocer la muerte del papa emérito Benedicto XVI, transmite este mensaje:

Recién conocida la noticia de la muerte del papa emérito, Benedicto XVI, queremos expresar publicamente nuestro pésame y nuestros sentimientos de comunión profunda con la Sede de Pedro, especiealmente de oración y de acción de gracias a Dios porque, en su providencia, nos ha permitido gozar del primer servicio a la Iglesia que es la Sede de Pedro durante 8 años de su pontificado. Dios tendrá presente sus esfuerzos y sacrificios como primer siervo de los siervos de DIos. Los brazos del Padre acogerán con misericordia su estimado papa emérito Benedicto XVI.

Recomiendo que durante el día de hoy nuestras parroquias puedan realizar el repique de campanas de difuntos.

En los próximos días se informará de la celebración de la misa exequial por el papa emérito, Benedicto XVI, en la Catedral-Parròquia de Sant Llorenç.

Unidos en la oración, encomendémoslo a la misericordia de Dios.

Más información relativa al fallecimiento de Benedicto XVI en este enlace de la Tarraconense, en este de la CEE y en Vatican News.

Jornada Mundial de la Paz

Un año más, y con este ya son 56, celebramos la Jornada Mundial de la Paz el primer día del año, solemnidad también de Santa María, Madre de Dios. Una muy buena manera de empezar el año: encomendándonos a María y pidiendo la paz para todos los lugares del planeta, a la vez que también podemos evaluar los desafíos y las oportunidades que presenta el año que empieza, y qué podemos aportar cada uno para construir la paz a nuestro alrededor.

El mensaje que el papa Francisco ha escrito para esta Jornada de 2023 se titula: «Nadie puede salvarse solo. Recomenzar desde la Covid-19 para trazar juntos caminos de paz». A lo largo del texto resuenan las preguntas fundamentales que nos podemos hacer para mirar hacia adelante: ¿Qué hemos aprendido de la pandemia? ¿Qué podemos hacer para construir un futuro mejor, en un mundo marcado por desigualdades, hambre y conflictos, en especial por la guerra en Ucrania?

El Papa recuerda el 2020, la crisis que generó la pandemia y que, en palabras suyas, «nos sumió en medio de la noche , desestabilizando nuestra vida ordinaria, trastornando nuestros planes y costumbres, perturbando la aparente tranquilidad incluso de las sociedades más privilegiadas, generando desorientación y sufrimiento, y causando la muerte de tantos hermanos y hermanas nuestros».

Ahora, empezando el año 2023, sugiere que es bueno tomar un tiempo de reflexión, para hacer aprendizaje de todo lo vivido y para dejarnos transformar, porque, como ha recordado en varias ocasiones, «de los momentos de crisis nunca se sale igual: salimos mejores o peores». También recuerda «que nadie puede salvarse solo» y que «todos nos necesitamos; que nuestro mayor tesoro, aunque también el más frágil, es la fraternidad humana”.

Y cuando pensábamos que lo peor de la pandemia había sido superado, «un nuevo y terrible desastre se abatió sobre la humanidad». El papa Francisco se refiere a la guerra en Ucrania como un «flagelo» y reconoce que, «aunque se ha encontrado una vacuna contra la Covid-19, aún no se han hallado soluciones eficaces para poner fin a la guerra En efecto, el virus de la guerra es más difícil de vencer que los que afectan al organismo, porque no procede del exterior, sino del interior del corazón humano».

Para trazar juntos caminos de paz, hacia el final de su mensaje, indica algunas pistas de actuación que, como siempre, tienen un nivel de aplicación personal y otro comunitario e internacional: «Debemos retomar la cuestión de garantizar la sanidad pública para todos; promover acciones de paz para poner fin a los conflictos y guerras que siguen generando víctimas y pobreza; cuidar de forma conjunta nuestra casa común y aplicar medidas claras y eficaces para hacer frente al cambio climático; luchar contra el virus de la desigualdad y garantizar la alimentación y un trabajo digno para todos, apoyando a quienes ni siquiera tienen un salario mínimo y atraviesan grandes dificultades «.

El mensaje incluye una perspectiva esperanzadora para el 2023: Francesc espera » que en el nuevo año podamos caminar juntos, aprovechando lo que la historia puede enseñarnos «; y termina felicitando el año y encomendando el mundo entero a la Virgen: «A todos los hombres y mujeres de buena voluntad, les deseo un feliz año, en el que puedan construir, día a día, como artesanos, la paz. Que María Inmaculada, Madre de Jesús y Reina de la Paz, interceda por nosotros y por el mundo entero «.


Desde hace 56 años, cada 1 de enero la Iglesia Católica celebra este día que convoca a promover y conservar la paz en el mundo. La Jornada mundial de la Paz fue proclamada por el papa Pablo VI, inspirado en las encíclicas Pacem in Terris, de Juan XXIII, y Populorum Progressio, de Pablo VI.

Defunción de Mn. Josep M. Fabró

Falleció ayer martes, 27 de diciembre de 2022, a la edad de 77 años, confortado con los sacramentos de la Iglesia.

Mn. Josep M. Fabró Gibert, nacido el 28 de agosto de 1945, en el Prat de Llobregat (Barcelona), era actualment párroco de la Parroquia de Santa María, de Santa María de Vilalba (Abrera) y había sido capellán de los centros penitenciarios Brians 1 y Brians 2, entre los años 1991-2020.

La misa funeral será el miércoles 4 de enero de 2023, a las 17 h., en la Parroquia de Sant Pere i Sant Pau, del Prat de Llobregat, presidida por el obispo Agustín. Mn. Josep M. Fabró ha donado su cuerpo a la ciencia, por lo cual no habrá velatorio.

Encomendémoslo a la misericordia del Señor en nuestras oraciones y celebraciones.


BIOGRAFÍA Y MINISTERIO

Mn. Josep M. Fabró Gibert nació en el Prat de Llobregat, el día 28 de agosto de 1945. Hijo de Josep y Maria. Formado en el Seminario Conciliar de Barcelona, fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1969, en la Parroquia de Sant Pere i Sant Pau, del Prat de Llobregat.

Sus primeros nombramientos fueron:

24/01/1970  Vicario de la Parroquia de Sant Joan Evangelista, de Hospitalet de Llobregat.

21/12/1978  Vicario de la Parroquia de Sant Joan, de Viladecans.

01/09/1982  Párroco de la Parroquia de Santa Bernadeta, de Torre Baró (Barcelona).

18/01/1985  Vicario de la Parroquia de Sant Miquel del Port, de Barcelona.

18/06/1986  Párroco de la Parroquia de Sant Climent, de Sant Climent de Llobregat.

19/10/1991  Párroco de la Parroquia de Sant Pere, de Hostalets de Pierola.

27/10/1991  Párroco de la Parroquia de Sant Bartomeu, de Vallbona d’Anoia.


El 26 de noviembre de 1991 fue nombrado capellán del Centro Penitenciario BRIANS 1 y en noviembre de 1992 lo nombraron responsable del Departamento de Pasatoral Penidenciaria, dentro del Secretariado diocesano para los Marginados del Arzobispado de Barcelona, durante tres años.

El 8 de abril de 1996 volvió a ser nombrado como párroco de la Parròquia de Sant Climent, de Sant Climent de Llobregat. En marzo de 2005 fue nombrado como adscrito a la Parròquia de Crist Salvador, de Martorell.

El 12 de junio de 2007 es nombrado capellán del Centro Penitenciario BRIANS 2, alargándose así su actividad pastoral en el mundo penitenciario desde noviembre de 1991 hasta marzo de 2020, casi 30 años.

Jornada de la Sagrada Familia

Este año se celebra bajo el lema “La familia, cuna de la vocación al amor”.

La Jornada de la Sagrada Familia siempre se celebra el domingo siguiente a Navidad, que este año coincide con la Solemnidad de María, Madre de Dios y la celebración de la Jornada de la Paz, al ser 1 de enero.  Por este motivo, su celebración se ha pasado al viernes 30 de diciembre.

A nivel diocesano, lo haremos más tarde: el domingo 8 de enero.  Es una fiesta que celebramos todos, aunque este año hay una invitación especial dirigida a los matrimonios que han celebrado las bodas de plata u oro en estos últimos años, 2022, 2021 y 2022. Recibirán una bendición especial el 8 de enero en la eucaristía de las 12 h. en la Catedral de Sant Llorenç, presidida por el obispo Agustí. Será una ocasión para dar gracias a Dios por la fidelidad de los esposas y por el testimonio de vida en medio del mundo, sencillamente por el hecho de existir.  

Oración.

Feliz Navidad

Una única voz llama en la noche, para refractarse en mil vocaciones. Bienaventurado quien sepa escuchar y responder caminando hacia ella. Allí encontrará su hogar.

Feliz Navidad

+ Agustí Cortés Soriano

Obispo de Sant Feliu de Llobregat

A las puertas de la Navidad  

Estamos ya viviendo los últimos días de este Adviento de 2022 y casi todo habla ya de Navidad, de los pocos días que quedan para que nazca el Niño Dios. La alegría y la esperanza se extienden y contagian; también las actividades solidarias y las recogidas de alimentos para que todos podamos disfrutar.   

Destacamos a continuación algunas de las celebraciones significativas en nuestra diócesis de Sant Feliu de Llobregat:   

Misa de Navidad en Brians 1: el día 24 a las 11h. Presidida por el obispo Agustí. Será en el Salón de Actos, con la asistencia de los internos e internas que lo deseen. Tras la eucaristía y, como es tradición, habrá intercambio de regalos y dulces.

Misa Familiar de la víspera de Nadal en la Catedral de Sant Llorenç. El 24 de diciembre a las18:30 h.

Misa del Gallo presidida por el obispo Agustí Cortés en la Catedral. El 24 de diciembre a las 23 h.

– El día de Navidad el obispo presidirá la celebración de la misa en la parroquia de Santa Eulàlia del Papiol a las 12:30 h.

En la Catedral, las misas del día 25 serán a las 12 y a las 19 h. El día de San Esteban, a las 12 h.

Viviendo el Adviento

En toda la diócesis, en todos los ámbitos, se está viviendo el tiempo de Adviento que nos prepara a la venida del Hijo de Dios. A continuación, mostramos unas pinceladas de este aire navideño que ya se respira en el ambiente.

El viernes 16 de diciembre, unos días más tarde que la tradicional fecha del día de Santa Lucía, se bendijo el belén principal, en la entrada de la Casa de la Iglesia. Un momento sencillo y de familia alrededor de la representación del nacimiento, con la oración conducida por el obispo Agustín y la música de algunos villancicos.


Retiros de Adviento se han celebrado en muchas parroquias y también a nivel diocesano. Por ejemplo, tanto los religiosos y las religiosas como los sacerdotres i diáconos, se han reunido en ocasiones diferentes para una mañana de reflexión y oración.

La Delegación para la Vida Consagrada convocó su retiro el sábado 3 de diciembre. La predicación corrió a cargo del obispo Agustín, que concentró su mensaje en la vocación recibida a la vida religiosa o ministerial. La llamada personal, como una fuente de maduración personal y de testimonio para los demás, como un proceso que incluye la acogida de la vocación y también el trabajo de cada cual, el esfuerzo, la compartición con la comunidad y la Iglesia, etc. El retiro acabó con la celebración de la eucaristía en la capilla de la Casa de la Iglesia.

En cambio, el 13 de diciembre, sacerdotes y diáconos de la diócesis celebraron su retiro en la residencia Mare Ràfols de Vilafranca del Penedès. Predicó el obispo de Solsona, Francesc Conesa, que centró su reflexión alrededor de la virtud de la esperanza en la venida de Jesús y sobre el don de la eucaristía, a partir de la carta Desiderio desideravi del Papa Francisco.

Los seminaristas de Barcelona y Sant Feliu de Llobregat celebraron anticipadamente la Navidad en el Seminario Conciliar el día 15 de diciembre, con la eucaristía y rezo de vísperas y la posterior cena de Navidad con los obispos de las dos diócesis. Fue una ocasión para compartir los ecos de la reciente audiencia con el papa Francisco. En la fotografía vemos los actuales seminaristas de la diócesis, con el obispo Agustín Cortés, el rector del Seminario, Mn. Salvador Bacardit, y el formador para los seminaristas de Sant Feliu, Mn. Joan Pere Pulido.


Cada dos meses se reunen los conductores de grupos del movimiento para jubilados y personas mayores Vida Ascendente. En vísperas de Navidad, ayer martes 20 de desembre por la tarde, se reunieron en la Casa de la Iglesia. Pudieron compartir un momento de oración en la capilla, con el obispo Agustín, así como una merienda fraternal para felicitarse las fiestas.

«Un momento de alegría» 

El Papa recibió a los seminaristas de Barcelona y Sant Feliu de Llobregat el 10 diciembre en la Sala de los Papas. Fue un momento muy esperado y también pedido: «Sé que habéis deseado mucho este encuentro y habéis pedido a vuestro arzobispo, con insistencia, poder estar aquí. Veis, la oración perseverante da sus frutos, no lo olvidéis nunca.»

Estas palabras aparecen en el texto del discurso que el papa Francisco tenía preparado y que entregó a los asistentes para leer en otro momento. Durante la hora que duró la audiencia, el papa contestó a las seis preguntas que le hicieron los seminaristas de las diferentes etapas formativas, poniendo énfasis en vivir la vida sacerdotal con radicalidad evangélica y ser testigos de Dios en medio de la sociedad.

Este día de encuentro con el Papa quedará en la memoria y en el corazón de todos los presentes, un momento alegre y sencillo, en el que tampoco faltaron los regalos. Los seminaristas de Sant Feliu de Llobregat llevaron uno especial: cava Llopart de Subirats, concretamente una botella de «Llopart Leopardi», es decir, un brut nature de 60 meses de crianza, elaborado en honor a Bernardus Leopardi, el primer viticultor de la familia.

Los tres seminaristas de Sant Feliu que pudieron asistir a la audiencia con el papa Francisco han querido compartir sus impresiones sobre este especial encuentro.

El diácono Manuel Rodríguez lo define como «un momento de alegría poder escuchar, saludar y hablar con el Santo Padre». El también diácono Josep Sellarés, destaca la «muy buena experiencia. Hemos podido reconocer al Papa como pastor de la Iglesia a lo largo de su discurso. (…) Proximidad y alegría serían las dos grandes actitudes que se han visto del papa a lo largo de nuestro encuentro.»

Juan Eusebio Brea hace referencia a la parte del discurso en que el papa insiste en ser pastores y no funcionarios… «tenemos que ser cercanos, que la gente se sienta comprendida por nosotros. Hacer nuestros sus problemas, sus preocupaciones.»

«Intrépidos predicadores del Evangelio»

Es el deseo que el papa Francisco formuló en el discurso preparado para la comunidad del Seminario Conciliar de Barcelona: «No dejéis nunca de gustar y rememorar ese amor de predilección que se derrama y se derramará abundantemente en vuestro corazón, en vuestra ordenación y en el resto de vuestros días. No apaguéis nunca este fuego que os hará intrépidos predicadores del Evangelio, dispensadores de los tesoros divinos».

Entre otras referencias, el Papa menciona en su discurso «un librito de un obispo santo de vuestra tierra, san Manuel González, que desgrana en un rosario sacerdotal lo bueno y lo malo que nos cuestiona, haciendo de ello una oración que, por intercesión de nuestra Madre Inmaculada, presentamos a Dios».

También les ha recordado que la primera obligación de los seminaristas cuando sea sacerdotes, será «una vida de oración que nazca del agradecimiento»; sobre la oración, ha pedido confrontarla con «las actitudes de la Virgen» e hizo un breve recorrido por los misterios del rosario. Para finalizar: «Estimados seminaristas, tomen pues vuestro rosario, y pidan a María, Reina y Madre de la Misericordia, que os ayude a desvelar los misterios del sacerdocio al que Dios os llama, contemplando los misterios de su Hijo, acatando que el gozo del seguimiento y la perfecta identificación en la cruz son el único camino para la gloria. Que Dios os bendiga.»

Texto completo del discurso

Ministerios para los candidatos al diaconado permanente

El domingo día 11, Dominica Gaudete, la Catedral de Sant Llorenç se vistió de fiesta para la institución del lectorado y acolitado en camino hacia el diaconado: Francisco José González, de la Parroquia de Santa Maria de Salas (Viladecans); Santiago-Bonifacio Collantes, de la Parroquia de Sant Andreu (Sant Andreu de la Barca); Antonio José Herrera, de la Parroquia de de Sant Pere (Gavà); Felipe Solé, de la Parroquia de Sant Joan (Mediona); y Toni Oia, de la Parroquia de Sant Antoni Maria Claret, de Sant Boi de Llobregat.

Tomando el símil de la siembra el obispo Agustín, durante la homilía, encomendó a los lectores el ser sembradores de la Palabra anunciando la buena nueva de la salvación a quienes la ignoran y, recordando que, para proclamarla, es necesario primero ser receptores, dóciles al Espíritu Santo, y meditarla para que la propia vida sea también manifestación del Salvador que esperamos con gozo. En cuanto al servicio del altar encomendado al acólito, recordó la necesidad de vivir con profundidad en el servicio al culto, la entrega del Señor y conformar la propia vida ofreciéndola a Dios y haciendo ofrenda al servicio de los más débiles y enfermos.

La visitación, mensaje de joya y alegría

En la Vigilia de la Inmaculada, celebrada el 7 de diciembre, la basílica de la Virgen de la Merced se llenó de jóvenes de las diócesis de Terrassa, Barcelona y Sant Feliu de Llobregat.

El cardenal Omella dio la bienvenida a todos los jóvenes presentes y seguidamente, se dio paso a la experiencia testimonial de Mateo Gómez, seminarista de Vilafranca del Penedès que colabora actualmente en la Catedral-Parroquia de Sant Llorenç. Él compartió su experiencia de fe con María, que vivió en Lourdes, en un peregrinaje con la Hospitalidad.

El obispo Agustí Cortés fue el encargado de hacer la prédica del Evangelio de la Visitación. Un mensaje del que se desprende la alegría de la espera de Isabel hacia la bienaventurada María. Nuestro obispo invitó a contemplar a la Virgen y este mensaje lleno de esperanza y alegría para la Iglesia.

La vigilia de oración continuó, conducida por el obispo de Terrassa, Salvador Cristau.

Tras las restricciones debido a la pandemia, este resultó un encuentro importante para los jóvenes de toda la Provincia Eclesiástica de Barcelona, un punto de comunión y de motivación para el curso, para encarar la Navidad, con el horizonte de la próxima Jornada Mundial de Jóvenes, del 1 al 6 de agosto en Lisboa, precisamente con el lema «María se levantó y partió sin demora” (Lc 1, 39).