Inicio de curso en el Seminari Conciliar

El miercoles 7 de septiembre dio comienzo oficialmente el curso para los seminaristas de Barcelona y Sant Feliu de Llobregat, con la celebración de la eucaristía y la oración de vísperas, acompañados de los obispos de las dos diócesis. Presidía la misa el obispo Agustín, mientras que el cardenal Omella predicó la homilía. Además de los obispos auxiliares de Barcelona, Gordo y Vilanova, también estaba presente como invitado especial el obispo español Mons. Ángel Francisco Simón Piorno, emérito de la diócesis de Chimbote (Perú), y el rector y todo el equipo de formadores del Seminario Conciliar.
La alegría del nuevo curso continuó después durante la cena de hermandad, también por el motivo de la entrada de tres nuevos seminaristas que se incorporan, procedentes de la Archidiócesis de Barcelona, y con el anuncio de las próximas ordenaciones diaconales de los seminaristas de la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat, Josep Sellarès y Manuel Rodríguez. El acto tendrá lugar el 23 de octubre a las 18.30h, en la Basílica de Santa Maria de Vilafranca del Penedès.

Anunciando las próximas ordenaciones diaconales

Visita del obispo auxiliar de Cochabamba

Mons. Iván Vargas Galarza, obispo auxiliar de Cochabamba desde junio del 2021, ha visitado al obispo Agustín Cortés el día de ayer, 6 de septiembre por la mañana. Además de los vínculos de hermandad episcopal entre los dos obispos, hay otro ligamen con la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat, y es que cuando el obispo boliviano era sacerdote, amplio estudios de Liturgia en la Facultad de Teología de Cataluña, mientras residía y colaboraba pastoralmente en las parroquias de San Pedro y San Pablo y la de los santos Cosme y Damián, del Prat de Llobregat, en el curso 2006-2007. Por este motivo, en viaje hacia Roma, el obispo Iván ha querido visitar nuestra diócesis y, al saludar al obispo Agustín también ha podido firmar en el libro de honor del obispado.

El vídeo del papa – septiembre 2022

Por la abolición de la pena de muerte; porque Hay muchas razones para decir “NO” a la pena de muerte. No es justa, ya que “no ofrece justicia a las víctimas, sino que fomenta la venganza. Y evita toda posibilidad de deshacer un posible error judicial”. Es moralmente inadecuada, pues “destruye el don más importante que hemos recibido: la vida”. Y, como nos recuerda Francisco, “a la luz del Evangelio, la pena de muerte es inadmisible”. No permanezcamos indiferentes ante las leyes que, en algunas partes del mundo, todavía permiten la pena de muerte. Unámonos a la petición del Santo Padre compartiendo este vídeo. 

“Cada día crece más en todo el mundo el NO a la pena de muerte. Para la Iglesia esto es un signo de esperanza. Desde un punto de vista jurídico, no es necesaria. La sociedad puede reprimir eficazmente el crimen sin quitar definitivamente a quien lo cometió la posibilidad de redimirse. Siempre, en toda condena, debe haber una ventana de esperanza. La pena capital no ofrece justicia a las víctimas, sino que fomenta la venganza. Y evita toda posibilidad de deshacer un posible error judicial. Por otro lado, moralmente la pena de muerte es inadecuada, destruye el don más importante que hemos recibido: la vida. No olvidemos que, hasta el último momento, una persona puede convertirse y puede cambiar. Y a la luz del Evangelio, la pena de muerte es inadmisible. El mandamiento «no matarás» se refiere tanto al inocente como al culpable. Por eso, pido a todas las personas de buena voluntad que se movilicen para lograr la abolición de la pena de muerte en todo el mundo. Recemos para que la pena de muerte, que atenta contra la inviolabilidad y dignidad de la persona, sea abolida en las leyes de todos los países del mundo”. 

Empieza el Tiempo de la Creación 2022

Hoy, 1 de septiembre, la familia cristiana celebra la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, y hasta el día 4 de octubre se extiende el llamado Tiempo de la Creación, celebración global de oración y acción para proteger nuestra casa común, para tener cuidado de la creación, porque somos cocreadores y a la vez parte del todo que Dios ha hecho y nuestro mismo bienestar está entrelazado con el bienestar de la Tierra.

Este periodo se estableció así en el año 1989 por el Patriarca Ecuménico Dimitrios I, cuando proclamó el primer día de septiembre como el Día de Oración por la Creación para todos los ortodoxos. Años después, el Consejo Mundial de las Iglesias extendió la celebración hasta la fiesta del patró del medio ambiente, San Francisco. Por su parte, en el año 2015 el papa Francisco hizo oficial el Tiempo de la Creación para la Iglesia Catòlica Romana.

Las iniciativas de oración y de acción que se desarrollan durante el Tiempo de la Creación nacen de la iniciativa de las comunidades cristianas de todo el mundo y son coordinadas por un comité directivo ecuménico, que se creó para ayudar a los cristianos de todo el mundo a cumplir el propósito de este tiempo. Tú también tienes la posibilidad de promover una iniciativa, en tu parroquia, comunidad, movimiento… Puedes inspirar-te en los recursos y materiales que encontrarás en la web del Tiempo de la Creación.

El tema de este 2022 es «Escucha la voz de la creación» y el símbolo escogido es la zarza ardiente. Actualmente, la gran cantidad de incendios no naturales es un signo de los efectos devastadores que el cambio climático tiene sobre los más vulnerables. La creación grita mientras los bosques crepitan, los animales huyen y las personas se ven obligadas a emigrar a causa del fuego de la injusticia. En cambio, el fuego que llamó a Moisés mientras cuidaba el ganado en el monte Horeb no consumía ni destruía la zarza. A partir de esta imagen, se ha creado también un himno que puedes escuchar en diversas lenguas:

En el mes de julio la Santa Sede hizo público el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la creación, que sirve de guía también para todo el Tiempo de la Creación. Como recuerda el papa Francisco al inicio de su mensaje, «este tiempo es una oportunidad para cultivar nuestra “conversión ecológica”, una conversión alentada por san Juan Pablo II como respuesta a la “catástrofe ecológica” anunciada por san Pablo VI ya en 1970». En su mensaje, el papa nombra dos acontecimientos de este próximo otoño: la cumbre COP27 sobre el clima, que se celebrará en Egipto en noviembre 2022, y la cumbre COP15 sobre la biodiversitat, que se celebrará en diciembre en Canadá.

Por su parte, la Conferencia Episcopal se une a la Jornada Mundial de Oración y el Tiempo de la Creación con un mensaje de la Subcomisión Episcopal para la Acción Caritativa y Social titulado «Crisis energética, paz y cuidado de la creación», en el que se aborda también la cuestión de la crisis alimentaria.