Año “Familia Amoris Laetitia”

El Santo Padre convoca el Año especial dedicado a la familia, que se inaugurará el 19 de marzo 2021, quinto aniversario de la publicación de la Exhortación Apostólica  Amoris Laetitia, y concluirá el 26 de junio 2022, coincidiendo con el X Encuentro Mundial de las Familias en Roma con el Papa.

Esta iniciativa la dio a conocer el papa Francisco durante la oración del Ángelus el día de la fiesta de la Sagrada Familia y quiere llegar a todas las familias del mundo a través de propuestas espirituales, pastorales y culturales que se realizarán en las parroquias, diócesis, universidades, movimientos y asociaciones. El objetivo es ofrecer a la Iglesia oportunidades de reflexión y profundización para vivir concretamente la riqueza de la Exhortación Amoris Laetitia.

Ya está activa la web www.amorislaetitia.va con mucha información a disposición sobre:

  • La Exhortación Apostòlica
  • El proyecto del Año Familia Amoris Laetitia
  • Los objetivos
  • Los destinatarios
  • Iniciativas y recursos
  • 12 itinerarios a recorrer con las familias
  • El X Encuentro Mundial de las Familias 2022

El domingo de la Sagrada Familia, 27 de diciembre, doce matrimonios en sus bodas de oro se hicieron presentes en la eucaristía de la Basílica de Santa María, dando gracias a Dios por el don del sacramento que los ha acompañado en estos años, con sus frutos de amor y fidelidad.

Eutanasia, más problemas que soluciones

La Delegación diocesana de Familia y Vida y la Sección por la Vida, hicieron público ayer un comunicado sobre la aprobación de la eutanasia en el Congreso de los Diputados en el que expresan el cambio de paradigma que esto supone respecto al ejercicio de la profesión médica, además de otras argumentaciones entorno a la defensa de la vida, más allá de la perspectiva religiosa.

Encontraréis el comunicado en este enlace y a continuación:

El 17 de diciembre se aprobó, en el Congreso de los Diputados, el proyecto de ley sobre la eutanasia y el suicidio asistido. Una ley como esta significa un cambio revolucionario en la forma de considerar la vida humana y genera miedo en muchos pacientes. Es un cambio a favor de la eugenesia: seleccionar los mejores, es un triunfo del utilitarismo, según el cual el ciudadano es valorado si es productivo, es motivo de desconfianza en los profesionales de la salud, pues la ley les permite matar.

La Delegación diocesana de Familia y Vida del Obispado de Sant Feliu de Llobregat se adhiere a la nota de la Conferencia Episcopal Española de 11 de diciembre La vida es un don, la eutanasia un fracaso y quiere también manifestar que el suicido asistido y la eutanasia provocan la muerte del enfermo, pero no solucionan el sufrimiento de la persona.

Las razones más frecuentes a favor de la eutanasia son tres: evitar el sufrimiento, no prolongar la vida con tratamientos excesivos y la libertad individual.

Los sufrimientos se solucionan bien con una Medicina Paliativa de calidad;los tratamientos excesivos con la adecuación del esfuerzo terapéutico a las necesidades del paciente, que ya está garantizada por las leyes y que se puede concretar más firmando un documento de voluntades anticipadas; finalmente, la libertad individual no es absoluta, una persona no se puede vender como exclavo o incumplir la normativa sobre riesgos laborales poniendo en peligro la vida; así, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos declaró que no existe el derecho a matarse (2002).

La eutanasia y el suicidio asistido son un cambio que introduce la muerte como solución, y eso cambia la mentalidad del médico, de los familiares, del enfermo y de la política sanitaria… implica considerar que hay personas con vidas que no merecen ser vividas.

La eutanasia genera más problemas que soluciones. El enfermo, en la etapa finalde la vida, es bastante vulnerable y las presiones fácilmente le pueden hacer pedir lo que en realidad no quiere. Fácilmente la decisión pasa a ser de los familiares o del médico y no se pide el consentimiento, no se respeta la libertad individual que se pretendia defender. En los lugares donde la eutanasia es legal, como Holanda, son frecuentes las “eutanasias involuntarias”: no pedidas por el paciente pero aplicadas para acabar con su vida.

La defensa de la vida no es un tema de fe religiosa, entidadas formadas por personas de muy diversas culturas y religiones como la Asociación Médica Mundial o la OMS se han mostrado en contra.

Recordamos que cuando un enfermo ingresa en el hospital, a veces dice que así no se puede vivir. Cuando lleva unos pocos días con un buen tratamiento paliativo deja de decir que quiere morir. Hace falta tratar los sufrimientos de la persona pero no matar a la persona que sufre. Hoy en día la capacidad científica y médica para combatir el dolor es muy grande. Así, la solución óptima pasa por dar una atención paliativa universal y de calidad.

Lamentamos profundamente la aprobación de esta ley que propaga la «cultura de la muerte» y nos coloca en entre el reducido grupo de países que han legalizado esta práctica. Animamos a todos los católicos y a las personas de buena voluntad a promover el respecto de la vida desde su inicio hasta la muerte natural.

La cultura del cuidado como camino de paz

Mensaje del papa Francisco para la LIV Jornada Mundial de la Paz.

Por una cultura del cuidado para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación: Esta sería la síntesis del mensaje del papa francisco que se ha hecho público el pasado jueves 17 de diciembre. El texto va fechado el 8 de diciembre, como es habitual, y es una reflexión que quiere ayudar a la construcción de la paz, en la Jornada que se celebra desde hace 54 años el día 1 de enero, solemnidad de María, la Madre de Dios.

En las ocho páginas del mensaje, el papa se dirige a los jefes de Estado y de Gobierno, a los responsables de las Organizaciones internacionales, a los líderes espirituales y a los fieles de las diversas religiones, y a los hombres y mujeres de buena voluntad». A ellos les recuerda lo que escribió en su última encíclica, Fratelli tutti: «se necesitan artesanos de la paz dispuestos a iniciar procesos de curación y de encuentro renovado con ingenio y audacia».

Enmarca su reflexión en el contexto de la pandemia que vivimos, pero va más allá, tocando los siguientes puntos:

  • Dios Creador, origen de la vocación humana al cuidado.
  • Dios Creador, modelo del cuidado.
  • El cuidado en el ministerio de Jesús.
  • La cultura del cuidado en la vida de los seguidores de Jesús.
  • Los principios de la doctrina social de la Iglesia como fundamento de la cultura del cuidado.
  • La brújula para un rumbo común.
  • Para educar a la cultura del cuidado.
  • No hay paz sin la cultura del cuidado.

Acaba el mensaje con una mirada a la Vírgen María, Stella Maris y Madre de la Esperanza, invitado a todos a «avanzar hacia un nuevo horizonte de amor y paz, de fraternidad y solidaridad, de apoyo mutuo y acogida. No cedamos a la tentación de desinteresarnos de los demás, especialmente de los más débiles; no nos acostumbremos a desviar la mirada, sino comprometámonos cada día concretamente para «formar una comunidad compuesta de hermanos que se acogen recíprocamente y se preocupan los unos de los otros».»

Los ancianos, tesoro de la Iglesia y de la sociedad

Con motivo de la Fiesta de la Sagrada Familia que se celebra el próximo domingo, 27 de diciembre, los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida de la CEE han hecho público un mensaje en el que ponen de relieve el valor de las personas en su vejez, por lo tanto, a los ancianos en general y la figura de los abuelos en particular.

Como se puede leer en el Levítico (19:32), «álzate ante las canas y honra al anciano», el mismo Señor, a través de su Palabra, nos invita a venerar a los mayores, poruqe «su conocimiento, su experiencia, su sabiduría los hace dignos de ser consultados» y por eso, «no son meros destinatarios de la acción pastoral de la Iglesia, sino sujetos activos en la evangelización», eespecialmente en aspectos como la contemplación y la oración, la prueba, la enfermedad, el sufrimiento, el compromiso de vida. De aquí la exhortación de la CEE a las familias cristianas para que «no se dejen influenciar por la mentalidad utilitaria», según la cual «lo que no produce ha de ser descartado».

Por otra parte, las personas mayores son también el «tesoro de la sociedad», explican los prelados españoles, porque, en el contexto contemporáneo en el que se reivindica «la libertad sin límites y sin verdad», «nos ayudan a valorar lo esencial y a renunciar a lo transitorio», sobre la base del amor y el servicio al prójimo.

Feliz Navidad 2020

Mons. Agustí Cortés Soriano felicita la Navidad 2020 al estilo de Jesús, según las bienaventuranzas.
Como un coro, nos unimos a ello desde todas las instancias del Obispado de Sant Feliu de Llobregat.
¡Felicidades!

Memoria de actividades de la Iglesia en Cataluña

Per segundo año, la Conferencia Episcopal Tarraconense publica una Memoria que recoje en su conjunto la acción de la Iglesia en las diez diócesis con sede en Cataluña, que están agrupadas en dos provincias eclesiásticas: la primada de Tarragona y la de Barcelona. Con sus 2.113 parroquias, congregaciones religiosas y una cantidad de movimientos y asociaciones laicales, hacen presente el amor de Dios en el mundo con la generosa donación de su tiempo y de sus capacidades. Esta entrega desinteresada recogida en cifras, referentes al ejercicio del año 2018, se sintetiza de forma gráfica en la segunda Memoria editada per la Conferencia Episcopal Tarraconense.

La memoria explica resumidamente las actividades en el terreno del anuncio de la Buena Nueva, de las celebraciones del acompañamiento, de la enseñanza y del servicio, con datos relativos a cada ámbito. Toda esta actividad de la Iglesia se realiza gracias al tiempo entregado y a las aportaciones de miles de personas. La mayor parte de estas aportaciones se recibe a través de las colectas, suscripciones y donativos directamente entregados en las parroquias o instituciones eclesiales, mientras que otra parte se recibe indirectamente de los contribuyentes a través de la Asignación Tributaria.

Nuevo CD “Música Vocal Litúrgica. Gregori Estrada”

El próximo lunes 21 de diciembre, a las 18’30h, en la Parroquia de la Mare de Déu de Núria (c/ Bon Pastor 7-9 de Barcelona), tendrá lugar la presentación de este CD de música. El acto estará presidido por el P. Abad de Montserrat, Josep M. Soler, y se podrá disfrutar de diversas audiciones del CD e incluso unirse en la interpretación de algunos cantos por parte de los asistentes. Para mantener las normas de seguridad a causa de la pandemia, se ruega confirmar la participación con un mail a trobades@trobadesanimadorsdecant.cat

Esta presentación estaba prevista realizarla durante el Encuentro conmemorativo de los 50 años de Trobades d’Animadors de cant per a la litúrgia, que se había programado a finales de noviembre en Montserrat, y que se ha tenido que trasladar al día 8 de mayo 2021.

Bendición del belén de la Casa de l’Església

Hoy ha tenido lugar la bendición del belén situado en la recepción de la sede diocesana. El acto, sencillo, con la presencia de los trabajadores de la Curia, se ha realizado al acabar la misa que cada día se celebra a las 8h, en la capilla de la planta baja.

Dado que el papa Francisco ha convocado un año dedicado a San José, que se alargará hasta el 8 de diciembre de 2021, hoy se ha hecho presente de manera especial la figura del patrón de la Iglesia universal, con la lectura de unos breves párrafos del documento papal Patris corde (con corazón de padre).

Jornada de ayuno y oración por la vida

Para hoy mismo, la CEE había convocado a los católicos a una jornada de ayuno y oración, como respuesta a la recientemente aprobada ley de eutanasia por parte del Congreso de los Diputados. Esta ha sido pues la intención de oración recogida en la eucaristía de las 8h: «pedir al Señor que inspere leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana» así como «la promoción de las curas paliativas, que ayudan a vivir la enfermedad grave sin dolor y al acompañamiento integral, por lo tanto también espiritual, a los enfermos y a sus familias», según expresan los obispos de la CEE en su nota del 11 de diciembre 2020.

La vida es un don, la eutanasia un fracaso

Nota de la Conferencia Episcopal Española ante la aprobación en el Congreso de los Diputados de la ley de la eutanasia

1.- El Congreso de los Diputados está a punto de culminar la aprobación de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. La tramitación se ha realizado de manera sospechosamente acelerada, en tiempo de pandemia y estado de alarma, sin escucha ni diálogo público.  El hecho es especialmente grave, pues instaura una ruptura moral; un cambio en los fines del Estado: de defender la vida a ser responsable de la muerte infligida; y también de la profesión médica, «llamada en lo posible a curar o al menos a aliviar, en cualquier caso a consolar, y nunca a provocar intencionadamente la muerte». Es una propuesta que hace juego con la visión antropológica y cultural de los sistemas de poder dominantes en el mundo.

2.- La Congregación para la Doctrina de la Fe, con la aprobación expresa del papa Francisco publicó la Carta Samaritanus bonus sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida. Este texto ilumina la reflexión y el juicio moral sobre este tipo de legislaciones. También la Conferencia Episcopal Española, con el documento Sembradores de esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de esta vida, ofrece unas pautas clarificadoras sobre la cuestión.

3.- Urgimos a la promoción de los cuidados paliativos, que ayudan a vivir la enfermedad grave sin dolor y al acompañamiento integral, por tanto también espiritual, a los enfermos y a sus familias. Este cuidado integral alivia el dolor, consuela y ofrece la  esperanza que surge de la fe y da sentido a toda la vida humana, incluso en el sufrimiento y la vulnerabilidad.

4.- La pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de la vida y ha suscitado solicitud por los cuidados, al mismo tiempo que indignación por el descarte en la atención a personas mayores. Ha crecido la conciencia  de que acabar con la vida no puede ser la solución para abordar un problema humano. Hemos agradecido el trabajo de los sanitarios y el valor de nuestra sanidad pública, reclamando incluso su mejora y mayor atención presupuestaria. La muerte provocada no puede ser un atajo que nos permita ahorrar recursos humanos y económicos en los cuidados paliativos y el acompañamiento integral.  Por el contrario, frente a la muerte como solución, es preciso invertir en los cuidados y cercanía que todos necesitamos en la etapa final de esta vida. Esta es la verdadera compasión.

5.- La experiencia de los pocos países donde se ha legalizado nos dice que la eutanasia incita a la muerte a los más débiles. Al otorgar este supuesto derecho, la persona, que se experimenta como una carga para la familia y un peso social, se siente condicionada a pedir la muerte cuando una ley la presiona en esa dirección. La falta de cuidados paliativos es también una expresión de desigualdad social. Muchas personas mueren sin poder recibir estos cuidados y sólo cuentan con ellos quienes pueden pagarlos.

6.- Con el Papa decimos: «La eutanasia y el suicidio asistido son una derrota para todos. La respuesta a la que estamos llamados es no abandonar nunca a los que sufren, no rendirse nunca, sino cuidar y amar para dar esperanza». Invitamos a responder a esta llamada con la oración, el cuidado y el testimonio público que favorezcan un compromiso personal e institucional a favor de la vida, los cuidados y una genuina buena muerte en compañía y esperanza.

7.- Pedimos a cuantos tienen responsabilidad en la toma de estas graves decisiones que actúen en conciencia, según verdad y justicia.

8.- Por ello, convocamos a los católicos españoles a una Jornada de ayuno y oración el próximo miércoles 16 de diciembre, para pedir al Señor que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana.  Invitamos a cuantas personas e instituciones quieran unirse a esta iniciativa.

Nos acogemos  a Santa María, Madre de la Vida y Salud de los enfermos y a la intercesión de San José, patrono de la buena muerte, en su año jubilar.

Madrid, 11 de diciembre de 2020

2021, Año de San Jose

Con la carta apostólica Patris corde (Con corazón de padre), que el papa Francisco firmó el martes de esta semana, día de la Inmaculada Concepción, el Santo Padre recuerda el 150 aniversario de la declaración de San José como patrono de la Iglesia universal y con motivo de esta efeméride, ha convocado un año dedicado especialmente a él, del 8 de diciembre 2020 al 8 de diciembre 2021.

Un padre amado, tierno y obediente; que acoge la voluntad de Dios y del prójimo; valiente y creativo, un ejemplo de amor a la Iglesia y a los pobres; un padre que enseña el valor, la dignidad y la alegría del trabajo; también un padre a la sombra, «descentrado» a favor de María y Jesús. Así es descrito san José por el papa Francisco en la carta que recuerda la declaración del padre putativo de Jesús como patrón de la Iglesia universal por parte de Pío IX, con el decreto Quemadmodum Deus, firmado el 8 de diciembre de 1870.

En el trasfondo de la carta apostólica del papa Francisco está la pandemia de la Covid-19 que nos ha hecho comprender la importancia de la gente común, de los que, lejos del protagonismo, ejercen la paciencia y infunden esperanza cada día. En este sentido, san José es «el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta», según el papa Francisco.