¿Por qué bautizarse de mayor?

Todos los confirmandos, con Héctor a la derecha
Bautismo de Héctor

El pasado sábado, 27 de junio, en la Parroquia de Sant Cristòfol de Begues, cuatro adultos recibieron el sacramento de la confirmación de manos del obispo Agustín.  

Eran Alejandro, Seve, Puri i Héctor, de las poblaciones del Prat de Llobregat, Olesa de Bonesvalls y Begues.

Héctor Viñado recibió también el bautismo y la comunión por primera vez. Le hemos preguntado por qué se decide uno a dar este paso, siendo ya adulto, y él lo ha compartido con nosotros en estos términos: 

»Muy posiblemente el hecho de haber tomado esta decisión no responde a una experiencia concreta, sino que más bien es el fruto de una reflexión profunda sobre el sentido de la vida (en sentido amplio y específicamente la propia) que, sinceramente, no sabría precisar en qué momento concreto empezó, ya que, en cierto modo, tengo la percepción de que me ha ido acompañando durante mi trayecto vital, haciéndose más enfática e intensa en los últimos años. Por lo tanto, aunque el catecumenado se convierte en el inicio de un camino, personalmente, para mí, también es la culminación de un proceso.

Me acerco a Dios desde la necesidad de vivir mi experiencia vital desde la paz interior y espiritual. Y desde la intuición de que este anhelo sólo será alcanzado en la medida en que sea capaz de trascender la simple individualidad aislada para entenderme y explicarme a partir de realidades eternas, ahistóricas y atemporales que me acompañan, me conforman y me superan, pero que, al mismo tiempo, se manifiestan en nuestra cotidianidad en la más absoluta sencillez: el amor sincero y desprendido por la familia y los amigos, la belleza que nos rodea, o la serenidad que nos invade cuando tomamos conciencia de cuál es nuestro sentido existencial. En esencia, todos aquellos intangibles que escapan al simple análisis lógico y sólo podemos captar a partir de otras fuentes de conocimientos olvidadas en el mundo actual.

En este sentido, no escapa a mi búsqueda espiritual un profundo desencanto ante la actual y hegemónica visión del ser humano, a partir de la cual nos hemos esforzado para dotaros de la naturaleza de sujetos de conocimiento y libertad absolutos y, consecuentemente, hemos caído en la trampa de confundir nuestra racionalidad con la verdad en mayúsculas. Viviendo, de este modo, inmersos en un individualismo nihilista que nos ha conducido a una espiral de autodivinización en la que no sólo apartamos a Dios sino que nos negamos a nosotros mismos.

Un escritor italiano dijo que la vida debería ser en muchos aspectos una preparación para la eternidad y que, por lo tanto, anclarse en los aspectos simplemente biológicos y mecánicos de la existencia era un grave error del estilo de vida moderno. De hecho, error de gran profundidad porque hemos terminado hipotecando nuestro concepto de felicidad sólo a esta satisfacción inmediata.

En esencia, nos hemos empeñado en oponernos a nuestra precariedad y fragilidad y llenamos el vacío existencial generado produciendo de forma deshumanizada y consumiendo como criaturas perdidas y consentidas, limitándonos a interpretar el mundo exclusivamente desde paradigmas economicistas, utilitaristas y mecanicistas y la realidad es que, muy a menudo, ha sido justamente esta aproximación a la vida la que nos ha abocado al mayor de los desencantos.

Y ahora, vamos adelante, contento de continuar el camino con mi hija que recibirá la comunión y esperanzado de poder compartir esta experiencia con ella y con toda la familia.

Nuevos miembros en el Centro de Pastoral Litúrgica

Lino Emilio Díez y Daniel Palau, nuevos miembros del CPL. 

El martes 23 de junio se celebró telemáticamente la Asamblea General Ordinaria del Centro de Pastoral Litúrgica de Barcelona (CPL).

La Asamblea aprobó el ejercicio económico de 2019, y designó Gabriel Seguí como director de la colección Cuadernos Phase. La colección ha sido dirigida durante muchos años por Mn. Josep Urdeix, miembro del CPL desde 1961, del que fue presidente de 2002 a 2008, y al que se le agradeció su trabajo al frente de Cuadernos Phase.

Uno de los puntos aprobados por una amplísima mayoría ha sido la incorporación de dos nuevos miembros al Centro de Pastoral Litúrgica: 

  • Lino Emilio Díez Valladares es religioso sacramentino y presbítero. Párroco de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento de Madrid. Profesor en el Instituto Superior de Pastoral (U.P. de Salamanca). Fue miembro del Secretariado Nacional de Liturgia. Es miembro del Consejo de Phase, colaborador de Misa Dominical y miembro del equipo responsable de Galilea.153.
  • Daniel Palau Valero es presbítero de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat. Párroco de Corbera. Director de la Cátedra de Teología Pastoral Arzobispo Josep Pont i Gol. Jefe de departamento de teología sistemática de la Facultad de Teología de Cataluña. Director de la colección Pastoral.doc

Per a més informaició, podeu consultar el web del CPL.

«Trobades d’animadors de cant»

Este año celebran los 50 años de existencia. 

Los organizadores de las Trobades d’animadors de cant per a la litúrgia, que se celebran desde hace 50 años cada verano en Montserrat, son bien conscientes de la realidad sanitaria actual, y por eso están preparando las Trobades con mucha ilusión y a la vez con todas las medidas de prevención, atentos siempre a las indicaciones que las autoridades sanitarias y del Monasterio den en cada momento. 

Para este verano habrá tres turnos, con las siguientes fechas y direcciones musicales:

  • I Trobada – 20 al 25 de julio, con Óscar Payá
  • II Trobada – 3 al 8 de agosto, con Cinta Ollé
  • III Trobada- 10 al 15 de agosto, con Esteve Costa

En todos los casos, la ponencia formativa irá a cargo del padre abad, Josep M. Soler, sobre “Pistas para una participación activa y fructuosa en la liturgia”.

Los interesados en participar han de realizar la inscripción en el formulario de la web de las Trobades, o bien, escribir un correo electrónico a trobadescant@abadiamontserrat.net. El plazo para realizar las inscripciones es hasta el 3 de julio. A partir de ese día se confirmará a los inscritos su participación y se les indicará como realizar el pago. 

Un curso muy diferente

¿Cómo se ha vivido la pandemia en el mundo educativo? Nos lo explica en primera persona Jaume Codina, profesor de Religión.

 

»Este curso lo hemos terminado de una manera muy diferente a como estaba previsto hacerlo. De repente, un jueves de marzo nuestras vidas cambiaron. Nos dijeron que estaríamos dos semanas sin clase. Todo el mundo confiaba en que esto alargaría hasta Semana Santa, pero la realidad, como todos sabemos, ha sido otra. Y esta realidad la hemos vivido como buenamente hemos podido. En mi caso compartiendo, aprendiendo y orando.

El compartir ha comenzado con la familia. En términos escolares, en casa somos dos docentes y dos alumnos. Los pequeños han sido más héroes que los adultos en nuestro caso, porque no pudimos salir de casa hasta la víspera de la Virgen de Montserrat. En estos días tuvimos que reorganizar espacios y funcionalidades. Después de Semana Santa, al retomar el curso escolar de una manera que todo el mundo veía que sería larga, tuvimos que compartir los medios tecnológicos que teníamos en casa para poder conectarnos a las clases y reuniones que todos teníamos. Disponíamos de un ordenador y de un móvil con conexión a internet. Establecían turnos priorizando las conexiones e intentando llegar a todas las tareas. Y de esta manera hemos conseguido terminar el curso con éxito.

Este compartir ha continuado con los compañeros docentes del Instituto. A nivel de Departamentos didácticos fuimos trabajando la manera de reorganizar las clases. Previmos diferentes escenarios y finalmente el Instituto nos pudo dotar a todos de un correo corporativo desde el que articular nuestras clases.

También ha continuado con el resto de docentes. Desde diferentes entidades se han ofrecido cursos y espacios de encuentro virtuales. En nuestro caso particular, la Delegación de Enseñanza del Obispado, que está abierta a todo el profesorado cristiano, ha continuado de manera virtual las actividades presenciales previstas posibilitándose unos momentos de encuentro, oración y formación que han tenido una buena acogida y participación.

La vida continuamente es aprendizaje y hemos aprendido mucho en estos días. Ha sido un trimestre donde, modestamente, nos hemos hecho expertos en nuevas tecnologías. Pero también hemos podido conocernos más unos a otros y comprender más las realidades personales de nuestro alumnado y de sus familias. El alumnado ha tenido diferentes respuestas en función de sus contextos.

No obstante, en este trimestre, haya hecho lo que haya hecho, todo el alumnado ha aprendido mucho. En estos días de confinamiento ha visto como la vida, de repente, cambia y lo paraliza todo bruscamente; ha podido adentrarse en su interioridad y, seguramente, con el paso de los años, recordará estos momentos y sacará aprendizajes que le servirán para afrontar mejor las situaciones cambiantes que se encontrará en su vida.

La oración se ha hecho más presente estos días en nuestra vida y, sobre todo, la oración en familia. En nuestro caso las vísperas y el rosario. Desde una perspectiva creyente, toda nuestra vida debe tener un sentido. Lo que ha pasado estos días necesariamente nos interroga. Al principio era recurrente comparar el confinamiento -cuarantena- con la Cuaresma y su fin con la Pascua. Después tuvimos que vivir las celebraciones de la Semana Santa -misa crismal y triduo pascual- así como la vigilia y la fiesta de la Virgen de Montserrat por los medios de comunicación. La comunión espiritual ha sido un gran regalo para estos días. El poder volver a pisar la parroquia y comulgar físicamente nos invita a volver renovados en nuestra vida de cada día.

Jaume Codina i Esmet.
Profesor de religión y moral católica.
Instituto Les Vinyes de Cubelles.

Jaume, en su instituto, de barracones

El Corpus de la pandemia

En el centro de la fiesta, Jesús Eucaristía. 

La solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo del pasado 14 de junio la recordaremos siempre con las afectaciones propias del desconfinamiento. Eso puede haber oscurecido un poco los aspectos que más lucen de la fiesta, como la realización de alfombras de flores o las procesiones, aunque, por otra parte, ha permitido de enfocar la atención en el protagonista: la presencia real de Jesús en la Eucaristía, verdaderamente digna de veneración por este motivo. Ha sido también ocasión de subrayar el significado de caridad plena del cuerpo y la sangre de Cristo, que se ofrece por todos nosotros, con la  colecta de Cáritas Diocesana en el Día de la Caridad

En este marco, las celebraciones del domingo pasado se han realizado de manera diferente en los distintos arciprestazgos de la diócesis. En la Catedral de Sant Llorenç, engalanada con detalles de la decoración floral propia de la fiesta, el obispo Agustín Cortés presidió la misa de las 12h y, al finalizar, hubo un acto de veneración en el interior de la catedral.  Como ya es tradición, desde el jueves 11 de junio había el ou com balla en el pequeño jardín de la sacristía, en el Pasaje Penedès y en el patio del antiguo local del CAU, en el mismo pasaje, se confecció una alfombra de flores.  

En el Arciprestazgo de Vilafranca no se hacen actos populares con motivo de Corpus, pero sí que se celebró litúrgicamente, como cada año: en la Basílica de Santa María, el jueves anterior se hizo una oración con exposición del Santísimo y el domingo al mediodía, al final de la misa mayor, una procesión por el interior de la iglesia con el Santísimo.  

En la parroquias de Gavà de Santa Teresa y Sant Pere se realizaron procesiones en el interior del templo y se confeccionaron alfombras florales. En la de Sant Pere, fue el primer día de reencuentro con los monaguillos, después del confinamiento.  

A causa de la epidemia, en Castelldefels no se pudieron realizar las monumentales alfombras en las plazas de la Iglesia y de Juan XXIII, ni la procesión por las calles de la ciudad. No obstante, se realizó una adoración eucarística especial a las 18h del domingo, en la Parroquia de Santa María, y en la iglesia de Montserrat, una bendición con la custodia en el atrio del templo.  

En el Prat de Llobregat, de jueves a domingo estuvo el ou com balla que ya hace unos años que se instala en la Parroquia de Sant Pere i sant Pau, y desde el sábado al mediodía dos alfombras en representación de las entidades que otros años las ofrecían a lo largo de la procesión por las calles del centro del Prat.  

Aunque en todas las misas hubo un signo de adoración eucarística, la misa de las 19h  en Sant Pere i sant Pau fue la más “solemne”, concelebrada por todos los sacerdotes de la parroquia. Al final se hizo una pequeña procesión eucarística hasta el atrio de la iglesia, donde estaban las dos alfombras, y en el recorrido de vuelta de la custodia una pareja de cabezudos y una de gigantes hicieron los bailes de honor antes de la bendición final (la televisión local del Prat ha realizado un breve reportaje que podéis visualizar aquí). 

En el Santuario del Sant Crist de Piera se realizó una exposición del Santísimo el domingo, a las 18h, y en el Arciprestazgo de Anoia no hubo ningún acto extraordinario, al suspenderse las alfombras de flores en Sant Sadurní

El Corpus en Sant Vicenç dels Horts ha sido muy sencillo: en la Parroquia de Sant Vicenç Màrtir hubo una acto de veneración con el Santísimo sacramento al final de la eucaristía de las 12h, con cantos, oración, silencio, la poesía  «Raïms i espigues» de Mn. Cinto Verdaguer, procesión por el interior del templo y finalmente, bendición eucarística. 

La mayoría de las parroquias del Arciprestazgo de Montserrat han hecho, después de la eucaristía, con la custodia sobre el altar, un rato de adoración, silencio y oración, textos y momentos de música. En algunas también se ha hecho una procesión dentro de la iglesia, acompañada de cantos. La adoración se acababa con la bendición. El único lugar donde se ha hecho una alfombra de flores, preciosa, ha sido en la Basílica de Montserrat, en el pasillo central. 

En el Arciprestazgo de Garraf se celebró con un signo u otro en cada parroquia: con alfombras en el interior de los templos, o con bendiciones con el Santísimo en los atrios. Así fue, por ejemplo, en Sitges, donde, en la Parroquia de Sant Bartomeu i Santa Tecla, se realizó una procesión muy reducida, hasta la Plaça del Baluard, donde se había confeccionado una alfombra y al toque de las cornejas.

A solo dos metros de ti

Corpus Christi, Día de la Caridad. 

¿Qué son dos metros? Si das dos pasos, ya los tienes. A pesar de la distancia, miles de personas nos necesitan más cerca que nunca: cubre esta distancia con solidaridad. Este es el mensaje de Cáritas en esta Semana de la Caridad que culmina el próximo domingo, festividad del Corpus Christi.

La colecta de este año por esta celebración, bajo el lema  #Anomés2Metres, pretende reunir recursos para cubrir las necesidades de los más vulnerables que, en la situación de la pandemia, han resultado aún más afectados.

En este momento del año Cáritas siempre ofrece también la Memoria de sus actividades del año anterior. En esta ocasión, al hablar de la tarea desarrollada durante el 2019, inevitablemente, la perspectiva está marcada además por la crisis del 2020, y esta realidad la han reflejado con la expresión «llueve sobre mojado«.

El balance de Cáritas Diocesana de Sant Feliu de Llobregat identifica que más de 5.000 hogares y cerca de 14.000 personas se han beneficiado de la acción de Cáritas. De estas: 

  • 648 personas (995 hogares) en l’Alt Penedès
  • 945 personas (2.986 hogares) en el Baix Llobregat
  • 067 personas (1.153 hogares) en el Garraf
  • 279 personas (105 hogares) en una pequeña parte de la comarca de Anoia.

Se puede consultar también el Full extra de Cáritas del próximo 14 de junio 2020

Es tiempo de esperanza

Laura Giménez nos ofrece su vivencia como profesional sanitaria de la pandemia de la COVID-19.

»Llevo 10 años acompañando a personas enfermas que sufren, pero es la primera vez que lo hago en situaciones de una emoción tan intensa, en medio del huracán de esta pandemia. Todo ha sido frenético y distinto a lo que estaba acostumbrada.

En una cara de la moneda he visto el miedo, la soledad, el sentimiento de abandono, la culpa, la incertidumbre, la rabia, la tristeza, el agotamiento… y en la otra la lucha, gestos y palabras de apoyo mutuo, la comprensión, el agradecimiento, sentimientos de amor, de consuelo, de dignidad, de reconocimiento…

Dos caras de una misma moneda, vivencias intensas en un mismo vivir que dan paso a ese huracán de sentimientos a flor de piel, miedos, compasión, límites, fortalezas, incertidumbres…

Ha sido un tiempo de desnudez: Es imposible no reconocer que hay algo que nos supera, que no controlamos, y agradezco a Dios que, a pesar de ello, me ha movilizado para actuar con serenidad.

Ante esta desnudez el único vestido que ha dado belleza a mi estética humana ha sido uno confeccionado con el Amor de Dios y los valores del Espíritu. Estoy contenta de haber sido testigo de tanta belleza a pie de cama: he podido ver en mis compañeros, en las familias y en los pacientes la mayor muestra de Amor, de verdad, de ternura y de deseos de dar, de estar, aunque sea virtualmente, de cuidar, de perdonar, agradecer, acariciar, consolar…

Este sufrimiento compartido nos ha movilizado desde la unidad. Tenemos más recursos de los que nos pensamos.  Pocas veces he visto con tanta claridad, con tanta potencia y con tanta verdad, cómo el amor atraviesa el sufrimiento y ayuda a vencerlo y a ser mejores personas. Algo en nuestro interior nos ha movilizado y hemos actuado porque lo hemos visto necesario y lo hemos hecho con determinación, decidiendo que valía la pena, ¡que tenía sentido hacerlo!

A lo que le doy más valor es que, a pesar del miedo, de sentir la tristeza y la desesperanza de otros y la mía propia, y el no poder dar respuestas, algo en lo más profundo permite que la moneda gire y me muestre ese lado que sostiene al ser humano, acuñado con el Amor más íntimo, en los genes más insospechados. Por todo ello miro al cielo y doy gracias a Dios porque así nos ha creado: con una belleza y un amor infinitos.

Una vez afrontado el huracán, revisamos los daños. Se observa y se vive un sufrimiento distinto, consecuencia del impacto y la pérdida. En el día a día escucho expresiones que muestran cansancio, la injusticia vivida, la ansiedad… Se habla de estrés post-traumático, de depresión, de divorcios, de violencia… y veo que se conserva el miedo con matices distintos, sumando las secuelas de lo vivido. Y me pregunto ¿Dónde ponemos la esperanza? ¿La conservamos o la hemos perdido? ¿Nuestro diálogo interior permite que la moneda gire?

Soy cristiana, conozco la resurrección y estoy llamada a dar testimonio de ella con la realidad de mi vida. Ahora tengo la fuerza de esta experiencia tan intensa y afronto el presente con mi fragilidad y a veces me sorprendo con rabia interior o con tristeza… pero puedo agarrarme a la Verdad de Dios, que además he visto que la llevamos en los genes, y sé que podemos dar una respuesta de amor espontánea y cuando me vence el miedo siempre está la esperanza de que la moneda gire. La Iglesia como buena Madre me ha guiado a lo largo de mi vida y del compartir en mi comunidad para descubrirlo. Por todo ello digo: es tiempo de ESPERANZA.

Laura Giménez
Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER)
Parc Sanitari Sant Joan de Déu 

Ante la crisis industrial y laboral en Cataluña

Los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense han emitido una nota conjunta. 

Al sufrimiento personal y familiar que nos está provocando la pandemia del Covid-19 se ha añadido una nueva crisis de gran importancia social y económica, provocada por el cierre de empresas y plantas de producción, como es el caso de la empresa Nissan en Cataluña. Este es el detonante de la nota que han hecho pública el martes 9 de junio los obispos de las diez diócesis con sede en Cataluña. 

«Ante el sufrimiento provocado por esta crisis, la Iglesia no puede permanecer insensible al dolor que sufre la sociedad, personas y familias, a consecuencia de coyunturas económicas y sociales», dicen los obispos, que desean transmitir un mensaje, desglosado en nueve puntos, para mirar al futuro con esperanza.

Pueden leer la nota íntegra en la web de la Conferencia Episcopal Tarraconense.

Comunicado a los diocesanos del obispo Agustín

Unas palabras de proximidad para acompañar avisos e informaciones sobre el futuro próximo.

 

Una vez superada la etapa más restrictiva del estado de alarma exigido por la pandemia de la COVID-19, el obispo Agustín ha querido dirigirse a los sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos con un comunicado que anima y orienta a los fieles en la presente situación, además de acompañar una serie de avisos y notificaciones de actos para el futuro próximo. Se puede consultar íntegramente el comunicado y las informaciones concretas en este enlace

Tras expresar el deseo «de vernos y saludarnos como hermanos que se quieren y anhelan los signos visibles de fraternidad», el obispo quiere recordar algunos mensajes que considera oportunos, ahora que en muchas parroquias y comunidades se reanuda la actividad pastoral.

  • Una llamada a creer, esperar y amar, al hilo de las palabras de Jesús: «Tened valor: yo he vencido al mundo» (Jn 16,33).
  • «La mirada que el Espíritu dirige hacia las crisis y los sufrimientos, aun siendo bien realista, descubre en las mismas dificultades grandes posibilidades de crecimiento, de progreso humano y espiritual», recuerda en segundo lugar.
  • La oración es el camino para alcanzar esta mirada del Espíritu, porque la oración es «diálogo de amor arraigado en la vida».
  • El significado de los actos comunitarios programados, ahora y para el próximo curso, es que «somos comunión y así debemos caminar siempre».

Las informaciones adjuntas hacen referencia a los siguientes temas:

  1. Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (Corpus Christi), 14 de junio de 2020. Eucaristía presidida por el obispo Agustín a las 12h, en la Catedral de Sant Llorenç. Campaña de Cáritas Diocesana «A només 2 metres de tu».
  2. Encuentro con los sacerdotes y diáconos para la renovación de las promesas sacerdotales y celebración de los aniversarios sacerdotales. Miércoles 1 de julio, a las 11.00 h., en la Catedral de Sant Llorenç.
  3. Celebración de la Eucaristía en memoria de los difuntos de la pandemia del COVID-19, sábado 25 de julio, a las 20.00 h., En la Catedral de Sant Llorenç.
  4. Encuentros presenciales de fin de curso:
    • 25 de junio. Reunión de arciprestes de las dos vicarías.
    • 2 de julio. Reunión de delegados.
    • Las reuniones de los consejos Presbiteral y Pastoral Diocesano previstas para el mes de junio se han trasladado a los días 15 y 17 de octubre de 2020, respectivamente.

El vídeo del papa – junio 2020

Por los que sufren dificultades.

 

Esta es la intención de oración del papa Francisco en este mes de junio:

Recemos para que aquellos que sufren encuentren caminos de vida, dejándose tocar por el Corazón de Jesús.

Muchas personas sufren por las graves dificultades que padecen.

Nosotros podemos ayudarlas acompañándolas por un camino lleno de compasión que transforma la vida de las personas y los acerca al Corazón de

Cristo que nos acoge a todos en la revolución de la ternura.

Recemos para que aquellos que sufren encuentren caminos de vida, dejándose tocar por el Corazón de Jesús.